Rubalcaba insiste en que no habrá una nueva negociación y que la única salida de la banda es dejar las armas

BRUSELAS, 25 (EUROPA PRESS)

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, insistió hoy en que no habrá una nueva negociación con ETA porque se trata de "una vía agotada ya" y dijo que la única salida que queda a la banda terrorista es "dejar las armas".

Rubalcaba hizo estas declaraciones al ser preguntado si el Gobierno estaría dispuesto a negociar en el caso de que ETA hiciera algún gesto tras el periodo de reflexión que ha abierto sobre su estrategia, según anunció este lunes en una entrevista en el diario 'Gara'.

"Rotundamente no", fue la respuesta del ministro del Interior. Resaltó que "esa es una vía agotada ya" y que "conviene no abrir falsas expectativas". "Conviene que todo el mundo sepa que eso se ha acabado y que lo único que ahora espera la democracia española es que dejen las armas. Y mientras no las dejen, seguiremos haciendo nuestro trabajo", insistió Rubalcaba, que aludió a la detención en París del etarra Iker Esparza.

"Los Gobiernos españoles han negociado, se han sentado, por hablar con claridad, tres veces con ETA. Lo hizo Felipe González, lo hizo Aznar, lo hizo Zapatero y el resultado fue siempre el mismo, que ETA rompió. Y rompió porque no quiere dialogar, lo que quiere es imponer", afirmó el ministro del Interior.

En todo caso, eludió hacer más valoraciones sobre las declaraciones de la banda terrorista alegando que no es su tipo de "literatura favorita".

Por lo que se refiere a la detención de Esparza, Rubalcaba subrayó que "no se trata de un etarra más" sino de "una persona que tiene responsabilidades y que era un conocido de las fuerzas de seguridad españolas". "No se trata de un etarra irrelevante", dijo, sin dar más detalles.

También se le preguntó por las declaraciones del ex portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegui, pidiendo el voto en las en las próximas elecciones europeas para la candidatura Iniciativa Internacionalista-Solidaridad entre los pueblos (II-SP), que finalmente ha sido autorizada por el Tribunal Constitucional.

El ministro del Interior se limitó a señalar que la policía y la guardia civil "hicieron su trabajo", los jueces el suyo, y que ahora "lo que toca es acatar y respetar la sentencia".