Un comando terrorista se atrinchera en una academia policial tras un asalto con 26 muertos

  • Islamabad, 30 mar (EFE).- Un comando terrorista se atrincheró hoy en el interior de una academia policial de la ciudad de Lahore, en el este de Pakistán, tras asaltar la instalación y causar la muerte de al menos 26 agentes y heridas a unos 90, informó a Efe el inspector general de la Policía de Punjab, Khalid Faruq.

Un comando terrorista se atrinchera en una academia policial tras un asalto con 26 muertos

Un comando terrorista se atrinchera en una academia policial tras un asalto con 26 muertos

Nueve muertos y 30 heridos en un ataque contra una academia de Policía de Lahore

Nueve muertos y 30 heridos en un ataque contra una academia de Policía de Lahore

Islamabad, 30 mar (EFE).- Un comando terrorista se atrincheró hoy en el interior de una academia policial de la ciudad de Lahore, en el este de Pakistán, tras asaltar la instalación y causar la muerte de al menos 26 agentes y heridas a unos 90, informó a Efe el inspector general de la Policía de Punjab, Khalid Faruq.

Los atacantes se habían escondido en una mezquita adyacente al centro policial, en el que se introdujeron por dos puntos distintos, vestidos con uniformes de guardias de seguridad, portando algunos de ellos mochilas y con el rostro cubierto, informaron distintos medios paquistaníes.

En la academia, situada en la zona de Manawan, a unos 5 kilómetros de la capital de la provincia de Punjab, Lahore, había aproximadamente medio millar de cadetes, la mayoría no armados, cuando comenzó el asalto.

Los terroristas abrieron fuego contra los policías, lanzaron varias granadas y tomaron como rehenes a un número indeterminado de cadetes, que en el momento del ataque hacían sus ejercicios matutinos.

Miembros del Ejército, fuerzas de seguridad y cuerpos policiales de elite rodearon el complejo y han empezado a entrar en él.

En su interior sigue habiendo tiroteos que, según distintos medios, han causado la muerte de dos de los terroristas que componen el comando "fedayín", al menos una decena.

Faruq añadió a Efe que uno de los atacantes ha sido detenido.

Un policía herido, citado por la cadena privada "Express TV", calculó que entre 60 y 70 agentes han muerto y un centenar han quedado heridos durante el asalto.

El gobernador de Punjab, Salman Taseer, explicó a la prensa que el número de terroristas es de entre diez y quince.

El ataque comenzó a primera hora de la mañana, entre las 7.00 y las 8.00 horas locales (02.00-03.00 GMT).

La Policía acordonó de inmediato la zona, al tiempo que algunos cadáveres y heridos fueron trasladados a hospitales cercanos, donde se ha declarado el estado de emergencia.

Helicópteros de las fuerzas de seguridad están sobrevolando el lugar y han recibido disparos de los terroristas, algunos de los cuales han subido a la azotea del edificio, según el canal "Geo TV".

Tanto el presidente paquistaní, Asif Alí Zardari, como el primer ministro, Yusuf Razá Guilani, han condenado el ataque y han instado a utilizar toda la fuerza hasta conseguir acabar con los terroristas.

Ambos ordenaron que se abra inmediatamente una investigación sobre lo sucedido y que se mantenga la vigilancia aérea de la zona hasta que concluya la operación de las fuerzas de seguridad contra el comando.

En declaraciones a "Geo TV", el titular de Interior, Rehman Malik, apuntó a grupos yihadistas paquistaníes como los responsables del asalto, aunque no descartó una intervención extranjera.

Malik expuso que la acción se enmarca en la ola de violencia que atraviesa Pakistán y que tiene origen en el conflictivo noroeste del país, donde grupos de la insurgencia talibán y miembros de la red internacional Al Qaeda tienen refugio.

El ministro subrayó que los terroristas, que dijo estaban bien entrenados y preparados para el asalto, tratan de desestabilizar el país.

El ataque recuerda al asalto terrorista que a finales de noviembre dejó 179 muertos en varios puntos de la ciudad india de Bombay, y por el que la India acusó al grupo cachemir Lashkar-e-Toiba (LeT), con base en Pakistán.

Hace poco más de un mes, la ciudad de Lahore también fue escenario de un atentado contra el convoy de la selección de críquet de Sri Lanka ejecutado por un comando terrorista, cuyos integrantes no han sido aún arrestados.

"Los ataques estilo fedayín, como fue el de Bombay, están ya implantados en Pakistán. Ningún lugar está seguro. Estos terroristas están dispuestos a morir", advirtió a Efe una fuente de inteligencia occidental.