Urkullu dice que se abrirán nuevos caminos para la paz "en el futuro inmediato" y que ETA está en "un final de ciclo"

Considera "imprescindible" la participación de las instituciones europeas para solucionar "el conflicto vasco"

BILBAO, 27 (EUROPA PRESS)

El presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, afirmó hoy que, "en el futuro, en el inmediato futuro, se van a abrir nuevos caminos para la paz en Euskadi, eso, en el caso de que no se estén abriendo ya en este momento". Además, consideró "imprescindible" la participación de las instituciones europeas para la solución del "conflicto vasco".

Urkullu realizó estas declaraciones en un acto de la Fundación Sabino Arana sobre el proceso de paz de Irlanda del Norte, en el que estuvo acompañado por el responsable de la Unión para los programas de paz en la zona, Pat Colgan.

"Creo que en el futuro, en el inmediato futuro, se van a abrir nuevos caminos para la paz en Euskadi, eso, en el caso de que no se estén abriendo ya en este momento. Estoy absolutamente convencido, y lo he dicho ya en otras ocasiones, de que el tiempo de ETA se ha terminado", explicó Urkullu.

A su juicio, "el mundo de la izquierda radical" es "consciente" de que la banda ha finalizado su ciclo, aunque asistamos a "un intento de pervivencia o de supervivencia de un minúsculo grupo" junto al "miedo de la inmensa mayoría de la izquierda radical autodenominada abertzale a enfrentarse a una sociedad vasca post ETA". "Todo ello envuelto en la inmensa generosidad de la sociedad vasca, de la que muchas veces se aprovechan", agregó.

Urkullu también recordó que, en la búsqueda de la paz, "no ha habido gobierno español en democracia que no haya tenido la tentación de probarlo", como tampoco ha existido "cúpula de ETA que se haya resistido a utilizarlo".

Sin embargo, criticó que lo que, en un principio, "puede parecer una actitud loable, ha acabado por convertirse en táctica o en estrategia en el mejor de los casos, y siempre, siempre, con la espada de Damocles de unas elecciones más o menos cercanas".

"Repito, estoy convencido de que, en un futuro más o menos cercano, se volverá a escuchar voces en este sentido. De cómo se afronte esta situación dependerá su éxito o fracaso", insistió.

El dirigente jeltzale destacó que, pese a la violencia, "hemos logrado que la sociedad no se detenga, que Euskadi funcione, que el bienestar de los ciudadanos y ciudadanas se vea lastrado lo menos posible".

Según Urkullu, la banda se encuentra ante un final de ciclo y "quien realmente tiene que tener eso claro es ese mundo que ve lastrada su capacidad de acción política por la tutela política que pretende ejercer ETA".

Tras recordar que el proceso irlandés de paz "se basa en el acuerdo de Belfast de 1998 y, por lo tanto, de un alto el fuego definitivo por parte del IRA", reivindicó que ETA "debe empezar por su final" anunciando el alto el fuego definitivo.

"Tenemos ante nosotros en el que es tiempo que todos contribuyamos. Desde luego, el PNV va a contribuir para que sea posible un nuevo proceso de paz", añadió.

EUROPA

Por otro lado, Urkullu consideró "imprescindible" la participación de las instituciones europeas para solucionar "el conflicto vasco", a pesar de que el Gobierno central se oponga porque lo considere "una injerencia externa", desde una mentalidad "autárquica totalmente alejada del mundo globalizado en el que vivimos".

Respecto al caso irlandés, defendió que todos los observadores internacionales "coinciden en señalar que la participación europea, unida a la participación norteamericana, han sido claves para el éxito del proceso de paz en Irlanda del Norte".

En el acto organizado por la Fundación Sabino Arana también tomó parte el responsable del Programa de la Unión Europea para la Paz y la Reconciliación para Irlanda del Norte, Pat Colgan, quien destacó que hay "lecciones" de ambos procesos que se puedan aprender en los dos lugares.

La Comisión Europea, y con ella Irlanda y el Reino Unido, llevan financiando una serie de programas desde 1994 para "abordar la herencia del conflicto norirlandés y aprovechar las oportunidades de la paz". Estos programas han continuado su labor a pesar de las rupturas del alto el fuego y su última edición tiene una duración prevista hasta 2015, con una inversión de la UE de 1,8 billones de euros.

En el encuentro celebrado hoy en Bilbao bajo el lema 'Querer es poder. La contribución de la Comisión Europea al proceso de paz de Irlanda del Norte', participaron igualmente el responsable de la Dirección de Atención a las Víctimas del Gobierno vasco, Txema Urquijo, el cónsul del Reino Unido en Bilbao, Derek Doyle, o el coordinador de Lokarri, Paul Ríos, entre otros.