Un tribunal dominicano condena a diez años de cárcel por fraude a un ex banquero

  • Santo Domingo, 6 mar (EFE).- Un tribunal dominicano condenó hoy al ex presidente del Banco del Progreso Pedro Castillo a diez años de prisión y a pagar una indemnización de 12.200 millones de pesos (unos 342,6 millones de dólares) por un fraude de 14.000 millones de pesos (393,2 millones de dólares).

Un tribunal dominicano condena a diez años de cárcel por fraude a un ex banquero

Un tribunal dominicano condena a diez años de cárcel por fraude a un ex banquero

Santo Domingo, 6 mar (EFE).- Un tribunal dominicano condenó hoy al ex presidente del Banco del Progreso Pedro Castillo a diez años de prisión y a pagar una indemnización de 12.200 millones de pesos (unos 342,6 millones de dólares) por un fraude de 14.000 millones de pesos (393,2 millones de dólares).

La sentencia, hecha pública esta madrugada, impone también a Castillo el pago de una multa de dos millones de pesos (56.180 dólares) al declararle culpable de lavado de activos, abuso de confianza y violación de la Ley Monetaria y Financiera y el Código de Comercio, entre otros cargos.

El abogado del grupo Progreso, al que pertenece el banco, Francisco Álvarez, dijo a Efe que aún no ha decidido si presentará un recurso de apelación por la pena impuesta, de diez años de prisión frente a los veinte que reclamaba esta acusación.

A la espera de reunirse con sus clientes para decidir sobre este aspecto, Álvarez se mostró satisfecho con aquellos extremos que se han declarado probados en la sentencia.

"Estamos muy complacidos con todo lo que el tribunal ha entendido probado", que ha permitido declarar culpable al ex banquero y establecer las indemnizaciones indicadas, explicó.

Para el letrado, con esta resolución, "la República Dominicana está mandando un claro mensaje al mundo entero de qué hacer con cualquier banquero que no se comporte correctamente, sobre todo si tomamos en cuenta la crisis financiera mundial y el hecho de que es probable que haya muchos abusos de banqueros en otros países", dijo.

Álvarez agregó que es de esperar que se dicten sentencias similares "en los Estados Unidos, España y en cualquier país del mundo" en donde se descubran fraudes de este tipo.

El abogado de la defensa, Jorge Luis Polanco, indicó que deberá estudiar en detalle la sentencia antes de decidir si presenta recurso, aunque la calificó de "gravosa" para los intereses de Castillo, según el diario electrónico Clave Digital.

Los jueces, según este medio, afirman en su sentencia que Castillo violó varias leyes al "desviar fondos del Banco del Progreso y alterar los informes financieros para ocultar esas distracciones".

Añaden que el origen social y educación del ex ejecutivo "le permitían ser más prudente y reconocer que todas esas conductas eran reprochables" y que, aunque Castillo era el único acusado, las pruebas presentadas durante el juicio indican que otras personas debían conocer las irregularidades.

El Banco del Progreso demandó en 2006 a Castillo, quien en ese entonces se desempeñaba como presidente de la entidad bancaria, pero el juicio no se inició hasta el pasado 31 de julio en el Tercer Tribunal Colegiado del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional, en la capital dominicana.

Los magistrados concluyen en su sentencia que Castillo distrajo los fondos con el fin de "llevar una vida placentera" y subrayan el daño causado a los accionistas y a la sociedad.

El ex banquero alegaba en su defensa que los accionistas de la entidad conocían las operaciones que se realizaban en el banco.

Según Castillo, todas las decisiones de inversión que perjudicaron al Grupo Progreso fueron tomadas "de manera colegiada" y estuvieron motivadas, la mayoría de las veces, por determinados directores con "intereses muy particulares", debido, principalmente, a la utilización del capital del Grupo en empresas vinculadas a este.

Por este mismo fraude, el ex banquero fue condenado el pasado mes de noviembre al pago de 79,6 millones de dólares por una resolución civil de un tribunal de Miami (Florida), donde se encontraban las cuentas del banco con parte de los fondos que, según los tribunales, distrajo Castillo.