Caamaño dice que no quiere limitar la Jurisdicción Universal sino "situarla" y que se utilice "con prudencia"

Afirma que existe "una gran incógnita" sobre el derecho de huelga de los jueces

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, defendió hoy que el acuerdo alcanzado hace unos días entre PSOE, CiU y PNV no propone limitar la Jurisdicción Universal sino "situarla en su justo contenido" para evitar que sea aplicada "sin criterios de prudencia".

Caamaño, quien admitió ser "muy partidario" de la jurisdicción universal, subrayó que los ciudadanos que "no pueden encontrar Justicia" porque "viven en un contexto de negación de derechos y libertades fundamentales" deben poderla encontrar en otros países democráticos.

En declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, el ministro añadió que otros países como Bélgica o Alemania también defienden este sistema judicial. "Estamos aquilatando la jurisdicción universal al marco de otros países de nuestro entorno democrático", aseveró.

Dicho esto, defendió dos premisas básicas sobre debe asentarse la normativa. En primer lugar, se acogió al principio de subsidiariedad y dijo que si existe un proceso judicial abierto, sobre todo en otro país democrático, no debe abrirse en España hasta que no se resuelva allí. Además, se mostró favorable si "están en juego" intereses "relevantes" para España. "No sólo para nacionales españoles que es una visión muy limitativa", precisó.

Además, manifestó su intención de llegar a un "gran acuerdo social" en materia de Justicia "con la complicidad" de todos los actores implicados. A su entender, las grandes leyes "no pueden estar cambiándose en el corto plazo" y necesitan de "reflexiones compartidas y amplios consensos".

"NO EXISTE MOTIVO PARA MANTENER LA HUELGA"

Tras indicar que el Gobierno invertirá 600 millones de euros en los próximos tres años en la modernización e informatización de la Justicia, subrayó que, en su opinión, "no existe motivo" para mantener las jornadas de paro convocadas para el próximo 26 de junio por las asociaciones de jueces. Afirmó que "con la Constitución en la mano" y "ante la ausencia de una ley reguladora del mismo" existe "una gran incógnita" acerca si los jueces y magistrados tienen derecho de huelga.

"Seguiremos en esa línea de diálogo y trabajo porque queda mucho que hacer en Justicia", remarcó, para indicar que su Ministerio ya ha atendido algunas demandas de los profesionales "urgentes" como era la conciliación de la vida familiar y laboral. "No nos movemos en el horizonte del 26 de junio de un paro sino en el horizonte de toda una legislatura", remachó.

Por otra parte, manifestó que hoy se cierra el plazo de enmiendas en el Parlamento sobre la puesta en marcha de una nueva oficina judicial y confió en lograr un "amplio consenso" entre los grupos.

Acerca de una futura renovación del Tribunal Constitucional, afirmó que la negociación está en manos de los senadores y expuso que su grupo siempre ha estado "abierto" a esta reforma en comparación con el PP, que primero la "cuestionaba" y luego "impugnó" el reglamento de la Cámara Baja en este sentido.

Sobre la resolución del Tribunal Constitucional que permite a II-SP concurrir a las elecciones al Parlamento Europeo, Caamaño manifestó que el Gobierno respeta la decisión y puntualizó que además el Ejecutivo "ha cumplido con sus deberes". "Ha recabado todas las pruebas a su alcance y ha presentado todas en cumplimiento de sus obligaciones legales", explicó, para sentenciar que son los tribunales de adoptar la decisión final.