Condenados en Cantabria dos hermanos de 80 y 77 años que se agredieron a palos tras una disputa por un terreno

SANTANDER, 12 (EUROPA PRESS)

El titular del Juzgado de lo Penal número 2 de Santander han condenado a penas de prisión y alejamiento a dos hermanos de 80 y 77 años respectivamente, que se agredieron a palos tras mantener una disputa por unos terrenos.

Según recoge la sentencia, dada a conocer hoy, los hechos por los que han sido condenados A.G.C, de 80 años de edad, y G.G.C., de 77, ocurrieron el 17 de mayo del año 2007.

Ambos se encontraban sobre las doce del mediodía en las inmediaciones de sus respectivos domicilios situados en el Barrio El Rivero de Sierrapando, en la localidad de Torrelavega, cuando iniciaron una discusión motivada por desacuerdos en cuanto a un terreno común.

En el curso de la disputa, A.G.C. valiéndose de un palo de metro y medio de longitud, golpeó a su hermano en la cabeza y en la mano, al tiempo que le increpaba y le insultaba en presencia de la mujer de éste último, quien, tras arrebatar el palo al agresor, le golpeó a su vez en la cabeza y en la espalda.

A consecuencia de la reciproca agresión, G.G.C. sufrió lesiones consistentes en herida contusa en región fronto parietal, por las que precisó de una sola asistencia médica, invirtiendo en su curación 7 días sin impedimento para sus ocupaciones habituales, restándole como secuela una cicatriz de dos centímetros en la región frontal.

Por su parte, el otro acusado resultó con lesiones consistentes en herida inciso contusa en región occipital, hematoma en región fronto parietal y hematoma en omoplato izquierdo, por las que precisó, además de una primera asistencia médica, de un posterior tratamiento médico quirúrgico con aplicación de tres puntos de sutura en región occipital, invirtiendo en su curación quince días, cinco de los cuales fueron impeditivos para sus ocupaciones habituales, restándole como secuela una cicatriz de 4 centímetros en la región occipital.

Por estos hechos, la sentencia condena a G.G.C. como autor de un delito de violencia doméstica, en su modalidad de malos tratos, a la la pena de cuatro meses y dieciséis días de prisión, y le prohíbe acercarse a menos de 25 metros de su hermano o su domicilio durante un año, así como comunicarse con él durante el mismo tiempo.

Igualmente condena a A.G.C., por un delito de violencia doméstica, en la modalidad de lesiones, a la pena de tres meses y un día de prisión; a cuatro días de localización permanente por una falta de injurias, y también le impone la prohibición de acercarse a su hermano o su domicilio, o a comunicarse con éste durante el tiempo de un año.