Condenan a pagar de 70.778 euros al Hospital Medimar y a un especialista por daños irreversibles a una paciente

La paciente sufrió complicaciones durante una operación quirúrgica practicada en 2006 para dejar de llevar gafas

ALICANTE, 11 (EUROPA PRESS)

El juzgado de Primera Instancia número 9 de Alicante ha condenado al Hospital Internacional Medimar y al doctor J.B.M. al pago de un total de 70.778 euros a una paciente que sufrió lesiones "permanentes e irreversibles", como consecuencia de una intervención quirúrgica para dejar de llevar gafas, según consta en la sentencia dictada el pasado 4 de mayo y hecha pública hoy por el Defensor del Paciente.

La intervención quirúrgica fue practicada el 30 de noviembre de 2006 en el citado centro hospitalario con el propósito de extraer el cristalino e implantarle una lente multifocal en cada uno de los ojos de una paciente.

No obstante, en el transcurso de la operación, se produjeron varias complicaciones, ya que al introducir la lente intra ocular en el primer ojo --el izquierdo-- se produjo una rotura "a nivel háptico posterior", que dejó restos y obligó a utilizar la lente prevista en el ojo derecho.

Además, en el postoperatorio sufrió un edema corneal intenso, pliegues endoteliales y un aumento de la presión intraocular que requirió de un tratamiento farmacológico, según consta en la sentencia.

Cinco días después de la operación, la paciente acudió a la consulta de otro especialista, que detectó las siguientes lesiones: la rotura capsular posterior en la manipulación de la lente intraocular rota con hernia de iris a cámara anterior; lente intraocular en sulcus; desplazamiento de lente intraocular nasal y hongo vítreo en cámara anterior.

Así mismo, informes realizados posteriormente por otros especialistas le diagnosticaron afecciones tales como pseudofáquia, aniseconia severa con recomendación para no usar vehículos a motor, astenopatía por anisometria hipermetrópico y pseudofáquia multifocal en el ojo izquierdo.

La paciente hizo constar en su demanda que todos los facultativos que la habían visto coincidían en que el estado del ojo era "lamentable", no sólo por la deformidad y cicatrices existentes en la córnea, sino que las actuaciones que se habían llevado a cabo le habían originado "una patología grave que precisa de tratamientos más agresivos".

"MALA PRAXIS MÉDICA"

En este proceso, las dos partes demandadas pedían la absolución, en el caso del especialista por considerar que no hubo mala praxis, y el Hospital al acreditar que éste no es empleado suyo sino que simplemente está arrendado el uso de las instalaciones.

El tribunal del juzgado de Primera Instancia número 9 de Alicante sin embargo considera que sí está acreditada la existencia de mala praxis médica, tanto en el consentimiento informado como en la propia operación practicada, sin que las circunstancias del "caso sean susceptibles de ser encuadradas en los supuestos de caso fortuito o fuerza mayor".

Al respecto, la sentencia subraya que las lesiones fueron fruto de la intervención, y que lo ocurrido es una "complicación excepcional" que no se recoge en el consentimiento informado que la paciente firmó. Además, estima que hay una "conexión" entre el Hospital Medimar y el especialista, al entender que "existe una clara vinculación entre la actividad médica desarrollada por el citado doctor y el centro hospitalario.

De este modo, juez estima parcialmente la demanda de la paciente y condena de ambos codemandados, por infracción de 'la lex artis', al pago de 70.778 euros más los intereses legales, mientras que las costas deberán ser abonadas por cada una de las partes.