De Rosa anuncia una experiencia piloto en Ontinyent (Valencia) para separar las jurisdicciones civil y penal

VALENCIA, 3 (EUROPA PRESS)

El partido judicial de Ontinyent (Valencia) servirá de experiencia piloto para toda España con la especialización de tribunales de lo civil y lo penal a una escala menor de lo que se realiza hasta el momento. Así lo anunció hoy el vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Fernando de Rosa, tras la reunión que mantuvo esta mañana con la junta de jueces de la capital de la Vall d'Albaida en la que estos expusieron tanto a de Rosa como a la portavoz del CGPJ, Gabriela Bravo, las demandas del distrito.

El responsable del organismo judicial afirmó que para llevar a cabo la iniciativa será necesario el incremento en un quinto juzgado de la dotación. "Para ello en el Consejo nos comprometemos a luchar por el quinto juzgado en Ontinyent para poder dividir la jurisdicción en tres juzgados que se dedicaran exclusivamente a la materia civil y dos juzgados para materia penal".

Este quinto juzgado sería concretamente el tercero de lo civil y, con la nueva experiencia, se rebajaría por primera vez de nueve a cinco los juzgados mínimos para promover la división. El vicepresidente aseguró que con esta iniciativa se podrá observar una primera experiencia que, de surgir positiva, se podría extender a toda España.

El vicepresidente apuntó para 2010 el momento de inicio para conseguir dicho juzgado que consideró "muy necesario" porque "el Consejo está muy preocupado de la evolución de la jurisdicción civil en Ontinyent" por el impacto de la crisis en una zona muy industrial como ésta.

NUEVO PALACIO DE JUSTICIA

Así, los jueces comunicaron a de Rosa que, en el primer trimestre de 2009, los procedimientos civiles "están doblando las cifras del mismo periodo del año pasado", aunque "la tendencia es a que sea más del doble", señaló el vicepresidente del CGPJ. Por ello, De Rosa adelantó que el Consejo solicitará tanto a la Generalitat como al Ministerio de Justicia la construcción de un nuevo Palacio de Justicia en Ontinyent por la "situación precaria" de las actuales dependencias.

"Necesitamos que los juzgados den una respuesta inmediata, porque si una empresa determinada en crisis que necesita una ejecución hipotecaria se añade que el juzgado no puede atender en un año la reclamación, a lo mejor cuando llegue la solución esa empresa ya no existe", explicó Fernando de Rosa, por ello destacó que "la justicia puede ayudar a salir de la crisis o entorpecer salir de la crisis" para lo cual los juzgados "deben dar una respuesta inmediata".

Respecto a las reclamaciones dotacionales realizadas por los jueces de Ontinyent, destacó el problema de la "dispersión" y la "precariedad" de las actuales instalaciones en el palacio de Torrefiel, del mismo modo que el juzgado número tres --que asume la violencia de género--, según Gabriela Bravo "está ocupando unas estancias que no son las propias ni las adecuadas no solamente como sede de un juzgado, sino también porque está atendiendo una materia tan delicada y tan comprometida como las víctimas de la violencia de género; por ello asegura que requerirán, entre otros elementos, "asegurar la separación de las víctimas de sus agresores".

Otro de los problemas destacados por los magistrados fue la interinidad de algunos de los funcionarios que conforman un gran número de trabajadores pero con escasa formación. Así Bravo admitió que "antes de ocupar un puesto tan importante como servir a la administración de Justicia deberían de tener una mínima especialización en esta materia", por lo que se hablará tanto con el Ministerio como con la Conselleria de Justicia para que se garantice un mínimo de formación previa.