La Audiencia de Toledo juzga a partir de mañana a un hombre por un delito continuado de incendios

TOLEDO, 25 (EUROPA PRESS)

La Audiencia Provincial de Toledo juzgará a partir de mañana a un hombre, identificado como J.G.R.G, por un delito continuado de incendios y una falta contra el orden público.

Según el escrito del Fiscal al que ha tenido acceso Europa Press sobre las 3.00 horas del 28 de julio de 2007, el procesado, alias "Plumas" y mayor de edad se personó en el domicilio de su ex compañera sentimental, R.A.R, situado en Fuensalida, iniciando con esta una violenta discusión, durante la cual, el acusado, la amedrentó con matarla y quemarle la vivienda. En dicho inmueble permaneció hasta que sobre las 7.00 horas lo abandonó en compañía de R.A.R.

Alrededor de las 9.30 horas del día 28 de julio del 2007, J.G.R.G, con el propósito de cumplir sus amenazas, se dirigió nuevamente a la vivienda, accediendo a su interior de modo que no consta -pero sin forzar la puerta de entrada- y una vez allí, con perfecto conocimiento de que el piso de R.A.R formaba parte de un bloque de tres plantas, con varias viviendas en cada una de ellas, en las cuales residían personas y familias, prendió fuego en varias estancias del piso.

De este modo, se provocó un incendio en el cual resultó afectado el salón, el cuarto de baño y dos de los dormitorios, los cuales junto al mobiliario existente resultaron totalmente calcinados mientras que en la cocina, resultó solo afectada por el humo. Dicho incendio también se propagó por las zonas comunes del edificio, en concreto con la fachada y la escalera.

Antes de las dimensiones del incendio y ante el peligro de que éste se extendiera a otras viviendas, los ocupantes de las mismas tuvieron que abandonarlas para evitar el riesgo de verse afectados por el fuego, teniendo igualmente la fuerza actuante de acordonar la zona ante la caída de objetos desde el piso incendiado. La intervención de una dotación de bomberos del parque de Santa Olalla logro sofocar el fuego tras más de una hora.

J.G.R.G, tras prender fuego al piso de su ex compañera sentimental, abandono el lugar de los hechos regresando nuevamente al inmueble sobre las 13.30 horas del mismo día, entrando en la finca tras romper el precinto policial y una vez en el interior de la vivienda, volvió a prender fuego a una de las habitaciones, en concreto la única que no había resultada dañada en el primer incendio.

Ante la inmensa columna de humo, y las grandes llamas, la fuerza actuante acordó desalojar de nuevo el edificio, creando una zona de seguridad para los vecinos.

En el momento de su detención y mientras era trasladado desde el acuartelamiento de Fuensalida hasta los calabozos de la Guardia Civil de Toledo, el procesado profirió contra los agentes expresiones del tenor "hijos de puta, cabrones, os voy a matar a todos, si tengo una pistola os pego un tiro", expresiones que se repitieron durante el reconocimiento médico practicado al acusado en el hospital Virgen de la Salud.

Fue en el hospital donde el acusado, en prisión desde el 31 de julio del 2007, dijo "soltadme, como no me soltéis voy a empezar a dar voces y la voy a liar aquí, decirle a RAR que se vaya de Fuensalida, porque cuando salga la voy a matar".