Piden ocho años de cárcel a dos policías nacionales por detención ilegal y abandono de una mujer en Córdoba

CÓRDOBA, 22 (EUROPA PRESS)

El ministerio público pide cuatro años de cárcel para cada uno de los dos agentes de la Policía Nacional acusados de un delito de detención ilegal y lesiones tras llevar contra su voluntad a una mujer a un paraje despoblado donde la dejaron abandonada a 20 kilómetros de Córdoba.

Según la calificación del fiscal, a la que tuvo acceso Europa Press, los acusados, F.J.M.P. y J.J.J.A., ambos funcionarios de la Policía Nacional de Córdoba, sobre las 03,15 horas del 26 de noviembre de 2007, estando de servicio y debidamente uniformados, dieron el alto en el Polígono del Granadal a un vehículo Suzuky Vitara.

El coche lo conducía una mujer y en él viajaba otra, que carecía de cualquier documentación personal. Después de que uno de los agentes comprobara a través de la emisora el DNI de la conductora, ésta por razones no debidamente se montó de nuevo en el vehículo y abandonó el lugar, dejando a la acompañante con los acusados.

Acto seguido, según añade la Fiscalía, los procesados requirieron a esta mujer que le acompañaran a la comisaría para identificarla. Así, los encartados se dirigieron a las 03,59 horas a las dependencias policiales situadas en Campo Madre de Dios, saliendo ésta del vehículo y tras permanecer en uno de los patios por escasos minutos, "los acusados la introdujeron nuevamente contra su voluntad en el coche, abandonando las instalaciones a las 04,03 horas, sin haber practicado diligencia de identificación".

Después, los policías se dirigieron con ella "retenida en el interior del vehículo, sin causa alguna que les legitimara y privando a ésta de su libertad deambulatoria", hasta el pantano del Guadalmellato, "paraje despoblado situado a más de 20 kilómetros de la ciudad".

Una vez en el lugar, la sacaron del coche "a la fuerza, la cachearon y de un fuerte empujón la tiraron al suelo". Los acusados se subieron al vehículo policial y se marcharon, dejándola abandonada en la carretera, por lo que ella tuvo que iniciar el camino de vuelta a pie.

Sobre las 5,30 horas llegó a la barriada periférica de Alcolea, a 12 kilómetros de Córdoba, y como consecuencia de la agresión, sufrió un esguince cervical. Por tales hechos, el fiscal pide para cada acusado tres años y medio de cárcel por un delito de detención ilegal y seis meses más por lesiones.