La Fiscalía de Cataluña reitera la necesidad de vigilar a los ex presos peligrosos

BARCELONA, 14 (EUROPA PRESS)

La fiscal superior de Cataluña, Teresa Compte, insistió hoy en la necesidad de reformas legales para poder vigilar telemáticamente a los ex presos con alto riesgo de reincidencia, como el 'segundo violador del Eixample', Alejandro Martínez Singul, detenido ayer por dos supuestas agresiones sexuales.

A la espera de confirmar si las víctimas identifican al agresor, que hoy pasó a disposición judicial, pidió cautela pero explicó que si se trata de Singul, la Fiscalía pedirá prisión provisional por dos delitos de intento de agresión sexual y por riesgo de reincidencia, que pueden acarrear una pena de seis meses a un año de cárcel cada uno.

Respecto a la posibilidad de hacer pública la imagen actual del violador, que ha cambiado sustancialmente desde que fue detenido en los años 90, Compte dijo que es una "medida discutible" y explicó que si no se hace pública, el reconocimiento por parte de los testigos "no está contaminado", por lo que tiene más valor ante el juez.

La fiscal dijo que las medidas actuales para vigilar a este tipo de presos --como asesinos, pederastas y violadores reincidentes-- son "insuficientes", y recordó que tanto la Fiscalía de Cataluña como una comisión de expertos juristas ya apostaron por reformas legales que permitieran penas complementarias, como la vigilancia de conducta tras el encarcelamiento.

Las dos agresiones tuvieron lugar en el distrito del Eixample esta semana, y las víctimas interpusieron la denuncia simultáneamente. Singul permanece a la espera de una sentencia por abusar sexualmente de una mujer en un tren de Cercanías de Barcelona en mayo de 2008. Además, ya cumplió 16 años de cárcel por cinco violaciones, cinco agresiones sexuales y cuatro intentos de agresión sexual, a menores de entre 9 y 17 años.

La fiscal superior quiso tranquilizar a la población recordando que éste es un caso "excepcional", aunque reconoció la "razonable preocupación social" y de la Fiscalía.

Mossos y Fiscalía hacían un "seguimiento no invasivo" de Singul desde que quedó en libertad, pero Compte admitió que "tiene limitaciones". Sin embargo, este seguimiento permitió detenerle casi inmediatamente después de que las dos mujeres afectadas le reconocieran fotográficamente en comisaría.