La mexicana Lagarde dice que "nunca como ahora la juventud ha estado expuesta a tanta violencia"

  • A Coruña, 12 feb (EFE).- La antropóloga mexicana Marcela Lagarde, diputada del Congreso mexicano entre 2003 y 2006, donde presidió la Comisión Especial sobre los Feminicidios en México, explicó en una entrevista a Efe que "nunca como ahora la juventud ha estado expuesta a tanta violencia ni la mujer ha estado sometida a un proceso de cosificación semejante".

La mexicana Lagarde dice que "nunca como ahora la juventud ha estado expuesta a tanta violencia"

La mexicana Lagarde dice que "nunca como ahora la juventud ha estado expuesta a tanta violencia"

A Coruña, 12 feb (EFE).- La antropóloga mexicana Marcela Lagarde, diputada del Congreso mexicano entre 2003 y 2006, donde presidió la Comisión Especial sobre los Feminicidios en México, explicó en una entrevista a Efe que "nunca como ahora la juventud ha estado expuesta a tanta violencia ni la mujer ha estado sometida a un proceso de cosificación semejante".

Pese a ello, Lagarde, que hoy participó en el I Congreso Nacional de Violencia y Salud en Santiago de Compostela, aseguró que se ha recorrido mucho camino, aunque "queda el proceso más difícil, cambiar mentalidades", dijo.

Pregunta.- ¿Feminista tópica o utópica?

Respuesta.- Todas somos utópicas, pero yo, al igual que muchas otras, me considero tópica porque quiero los cambios aquí y ahora, sobre posibilidades que vamos construyendo, no con la utopía como filosofía u orientación.

P.- Esa lucha por la igualdad ¿Es muy diferente en cada país?

R.- Las circunstancias son diferentes, pero hay muchas medidas de prevención y de atención que se han decidido de forma coordinada por parte de los diferentes Gobiernos porque la violencia de género es la forma más extendida de violación, que abarca a mujeres de todo el mundo, de países avanzados y otros que lo están menos, aunque sí es cierto que en aquellos lugares menos desarrollados, con menor democracia y con mayor índice pobreza, la violencia es mayor.

P.- En numerosas ocasiones ha defendido la necesidad de una especie de pacto global para acabar con este problema ¿Se ha logrado?

R.- No estaríamos donde estamos si antes no se hubiesen dado pactos entre mujeres muy distintas y de muy diversos lugares, gracias a las cuales hemos avanzado mucho. La unidad y la alianza entre nosotras da buenos resultados, pero todavía hay mucho por hacer en temas tan preocupantes como el tráfico de mujeres, una realidad lamentable que hay que afrontar porque, aunque pase en otras parcelas del mundo, nos concierne a todas.

P.- Hace dos años que en su país aprobaron la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, ¿Han conseguido rebajar los índices de violencia?

R.- Por el momento hemos conseguido aprobar las leyes en los distintos estados federativos, queda por delante reformar códigos civiles y militares y, al igual que en España nos falta mucha formación específica para todos los profesionales que intervienen en todo el proceso de erradicación de la violencia. Hay cierto "tortuguismo" en este sentido en muchas partes de la sociedad. Nos queda un arduo camino, sobre todo en transformar las mentalidades.

P.- En su estudio demostró que Juárez no era un caso aislado ¿Es sólo un símbolo de que lo ocurre en el resto?

R- Sí, en ese estudio lo que descubrimos fue muy triste porque Juárez no era un caso excepcional, era el sexto lugar en tasa de homicidios de niñas y mujeres, algo muy "grave". Lo que ocurre es que Juárez es una zona fronteriza donde prevalecen todo tipo de ilegalidades. Juárez ha sido emblemático por la fuerza de muchas madres y asociaciones de mujeres que han dado la vuelta al mundo denunciado el problema, por eso se conoce más.

P.- En este momento, ese estado mexicano registra un incremento en el número de homicidios violentos ¿Se ha regresado a una violencia generalizada en su país?

R.- Actualmente, México vive una situación de violencia enorme, que se explica en parte como una reacción persecutoria al crimen organizado, cuyos miembros se ha levantado de forma muy violenta de un año para acá porque el Estado ha convertido sus zonas de actuación en áreas militarizadas, ejerciendo una fuerte represión, lo que ha llevado a enfrentamientos muy agresivos en este combate.

P.- ¿Cree que ese ejercicio de la violencia será menor en las generaciones jóvenes?

R.- No, nada de esto está resuelto. Nunca como ahora se había dado en tantos países una educación masiva para tratar a las mujeres como objetos desechables: en prostitución, en estética, en pornografía... Todo el esfuerzo que hacemos por un lado se queda corto para hacer frente a esta corriente de cosificación a la que tendremos que enfrentarnos en profundidad. Hay que discutir mucho de los temas que forman parte de la violencia de género porque nos estamos dejando una parte de ella.