Tribunales.- La Audiencia absuelve al acusado de agresión sexual a una compañera de trabajo de su novia

El fallo incide en la falta de pruebas y en que la mujer no presentó la denuncia hasta que el acusado comenzó a ver a otra SANTANDER, 17 (EUROPA PRESS) La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria ha absuelto a A.C.C., acusado de un delito de agresión sexual hacia una compañera de trabajo de su novia, en Torrelavega, y para el que el Ministerio Fiscal pedía una pena de tres años de prisión. En una sentencia hecha pública hoy, la Audiencia considera que existen "dudas" sobre la "credibilidad y verosimilitud" de los sucesos denunciados, ante la "ausencia" de hechos ciertos que los confirmen. La mujer relató en el juicio que el acusado la realizaba tocamientos cuando la acompañaba a casa desde el trabajo, y que en una ocasión, la empujó hasta la zona de sótanos de su vivienda donde, según ella, la bajó la ropa, marchándose ante sus gritos. Los hechos sucedieron entre marzo y abril de 2006, unos hechos que la sentencia no considerá probados. El fallo incide en que la versión de la denunciante sobre los tocamientos que decía sufrir de camino al trabajo, o desde el trabajo a casa, quedaron "desvirtuados" por su propio testimonio en el juicio oral, a lo que añade la falta de testigos sobre estos hechos. También señala que "llama mucho la atención de la Sala" el que, el día en que estaban en el portal, la mujer no hubiese gritado cuando él la llevó hacia el sótano y la intentó bajar los pantalones. Al respecto, tacha de "poco convincente" la justificación que dio la denunciante de que no gritó para que no les oyeran los vecinos. Igualmente, añade que la prueba pericial, durante el juicio, definió su relato de los hechos como poco lógico e incongruente, al no llevar a cabo conductas defensivas. Asimismo, se considera "significativo" que, según dijo la mujer en el juicio, la denuncia se pusiera un mes después, al día siguiente de que el acusado la dijera que no la iba a volver a ver más, y rechaza también las explicaciones de que no presentó antes la denuncia para no dar un "disgusto" a la novia del denunciado. La Audiencia hace hincapié en que la denuncia no fue iniciativa de la mujer, que en el juicio no ejerció la acusación particular, sino por iniciativa de una amiga. Por tanto, el fallo se remite a la existencia de las "especiales cautelas" que se siguen ante los testimonios de los denunciantes, y al derecho a la presunción de inocencia y el principio de 'in dubio pro reo', de que la duda se interprete a favor del acusado.