Un hombre y una mujer con orden de alejamiento se suicidan juntos

  • Torrelavega, 16 abr (EFE).- Una pareja formada por un hombre de 44 años y una mujer de 49, que vivían juntos pese a la orden de alojamiento que pesaba sobre él, han muerto en Torrelavega tras arrojarse desde el sexto piso de un edificio, dejando unas cartas en las que comunicaban su decisión de suicidarse.

Torrelavega, 16 abr (EFE).- Una pareja formada por un hombre de 44 años y una mujer de 49, que vivían juntos pese a la orden de alojamiento que pesaba sobre él, han muerto en Torrelavega tras arrojarse desde el sexto piso de un edificio, dejando unas cartas en las que comunicaban su decisión de suicidarse.

Ambos residían en el domicilio de unos familiares en la localidad de Astillero desde que hace unos meses volvieron a convivir, a pesar de que el hombre fue detenido el pasado año en Santander por la Policía Nacional, al ser sorprendido mientras golpeaba en la calle a la mujer, que solicitó y le fue concedida una orden de alejamiento.

La muerte de esta pareja se produjo ayer, miércoles, hacia las 11.30 horas, tras arrojarse al patio interior que existe en el inmueble número 38 de la calle Julián Ceballos.

Según han informado hoy a Efe fuentes policiales, se sospecha que ambos se arrojaron juntos al vacío, ya que los vecinos sólo escucharon un golpe.

Como consecuencia del impacto contra el suelo, la mujer resultó muerta en el acto, mientras que el hombre quedó malherido, por lo que fue rescatado por unos sanitarios y atendido de urgencia en el Hospital Sierrallana, donde murió a los pocos minutos debido a las múltiples lesiones que presentaba y a un shock hipovolémico.

Las primeras investigaciones policiales han permitido determinar que la pareja llevaba varios días ausente de su domicilio de Astillero, y que ambos se encontraban divorciados y tenían hijos procedentes de sus anteriores matrimonios.

En el lugar de los hechos, han aparecido tres cartas de los fallecidos, una escrita por el varón, otra por la mujer y una tercera dirigida a la Policía, en las que expresaban su voluntad de suicidarse y lo comunicaban a sus familiares, sin que se haya informado sobre si además explicaban las razones que les habrían llevado a tomar esta decisión.

Minutos antes de precipitarse al vacío, la pareja coincidió en el ascensor con algunos vecinos del inmueble, que han confirmado a la Policía que no les conocían.

También han facilitado a los agentes otros datos como que sólo escucharon un golpe en el patio, al parecer debido al impacto de ambos cuerpos contra el suelo, lo que ha hecho que la Policía baraje como hipótesis que ambas personas se arrojaron juntos.

Tras escucharse el golpe, algunos vecinos se asomaron a las ventas de sus casas que dan al patio interior y descubrieron los cuerpos ensangrentados del hombre y de la mujer, por lo que dieron aviso a la Policía y a los servicios de emergencia.

Mientras la Policía Nacional continúa con la investigación abierta para aclarar todas las causas del suceso, los cuerpos de ambas personas se encuentran en el tanatorio del hospital, a la espera de que se le realice la correspondiente autopsia.