Cifuentes y su plan para hacer un Pedro Sánchez con las primarias enfada a la cúpula del PP


  • El anuncio de Cristina Cifuentes de que pedirá primarias en el Congreso del PP molesta a la cúpula nacional. Hablan de una maniobra de cara a hacerse con la presidencia del PP de Madrid.

  • Génova mantiene silencio sobre quién será su apuesta para liderar el partido en Madrid. No quieren otra crisis como la de Esperanza Aguirre.

Cristina Cifuentes, con Mariano Rajoy, este lunes en Moncloa.

Cristina Cifuentes, con Mariano Rajoy, este lunes en Moncloa.

Cristina Cifuentes y su anuncio de pedir primarias para elegir al líder del Partido Popular han molestado en Génova. No se trata de una iniciativa pactada, aseguran desde la cúpula del partido, sino de un movimiento particular de la presidenta de la Comunidad de Madrid que, como decimos, no ha gustado nada en la sede nacional, que ya ha dejado clara cuál es su postura.

¿Qué busca Cifuentes con este órdago? Aunque ella no quiera hablar de desafío, en el entorno de Rajoy sí interpretan su postura como un pulso. Lo que dicen es que lo que está buscando la presidenta madrileña es tomar posiciones de cara al futuro Congreso regional del PP de Madrid, que se celebrará en marzo. Es de preveer que Cifuentes opte a la presidencia en ese cónclave.

Desde el PP nacional, por tanto, se interpreta su anuncio como un intento de ganarse a la militancia de cara a ese Congreso de marzo. Hablan de que ha intentado hacer "un Pedro Sánchez", en referencia a las apelaciones del que fuera secretario general del PSOE a los afiliados de base del PSOE. 

No está nada claro a día de hoy la sucesión en el PP de Madrid. Cristina Cifuentes es la presidenta de la Gestora, pero todavía no ha sido confirmada por Génova como su candidata. Circulan varios nombres como posibles rivales en ese Congreso regional, como el del Alcalde de Boadilla de Monte y diputado, Antonio González Terol o el del alcalde de Alcorcón, David Pérez, quien ha perdido la aspiración después de publicarse unas declaraciones machistas. Tampoco se descarta que pueda hacer un tapado impulsado por el aguirrismo que todavía mantiene importantes cuitas de poder en algunos sectores de la Comunidad de Madrid, especialmente en determinados ayuntamientos de la zona noroeste de la capital.

Génova, por su parte, todavía no se ha pronunciado oficialmente. Lo que siempre ha reconocido el equipo de Rajoy es que no le gustó la experiencia de que una misma persona ocupe la presidencia de la Comunidad de Madrid y la presidencia del PP de Madrid, como ocurrió con Esperanza Aguirre. Entregar todo el poder en la comunidad más importante para el PP, dicen, dio muchos quebraderos de cabeza a Rajoy, de ahí que no se descarte que apueste por una bicefalia similar a la que mantuvieron Pío García-Escudero al frente del partido y Alberto Ruiz Gallardón en la Comunidad.

En el PP, por cierto, también se critica que Cifuentes no haya establecido primarias para los lugares de Madrid donde el partido está dirigido por una gestora, además de la dirección regional. Por ejemplo, San Sebastián de los Reyes, Chamartín, Centro o Ciempozuelos.