Iglesias dinamita las primarias del PSOE con su moción de censura por sorpresa


  • Podemos ha planteado la moción de censura en un momento de división en el PSOE y a menos de un mes de las primarias de las que saldrá el secretario general.

  • Susana Díaz y Patxi López han rechazado la propuesta de Iglesias. Pedro Sánchez ha respondido que se pudo echar hace un año a Rajoy y Podemos no quiso.

Iglesias dinamita las primarias del PSOE con su moción de censura por sorpresa

Iglesias dinamita las primarias del PSOE con su moción de censura por sorpresa

Podemos quiere echar ahora a Rajoy de La Moncloa y, para ello, ha intentado buscar la complicidad del PSOE, el partido al que quiere 'sorpassar'. Su objetivo es ahondar aún más en la división que ya vive el socialismo a menos de un mes para las primarias del 21 de mayo y para ello ha planteado este jueves una moción de censura, a pesar de que no tiene ninguna garantía de éxito. Mantener un Gobierno del PP asediado por la corrupción, ¿sí o no? Esta es la disyuntiva en la que Pablo Iglesias quiere meter al PSOE.

La moción está condenada a fracasar desde el principio. El anuncio de Iglesias va en contra de la lógica parlamentaria ya que se ha realizado antes de buscar los apoyos necesarios para remover al presidente y sin candidato ni programas alternativos. "Si el PSOE no quiere saber nada de nosotros es imposible", reconocía un diputado de Unidos Podemos. Efectivamente, los puentes entre socialistas y morados no existen. No hay contactos y, ni mucho menos, posibilidad de alcanzar un acuerdo de tal calado como es echar a un Presidente del Gobierno para poner a otro. La estrategia, por tanto, no pasa por ganar la moción de censura, sino por hacer ruido.

La moción de Iglesias cogió al PSOE desprevenido. Ningún socialista se esperaba una propuesta así en plena resaca del encarcelamiento de Ignacio González, de la dimisión de Esperanza Aguirre y con Rajoy recién aterrizado de Brasil y Uruguay. Dos diputados socialistas cercanos a la Gestora se echaban a reír en el Congreso en el momento en que conocían la noticia. Su primera reacción fue la siguiente: "Lo que quieren es influir en nuestro proceso de primarias". No les faltaba razón.

La respuesta pública de los socialistas ante el nuevo órdago de Iglesias fue inmediata. El portavoz del Grupo Parlamentario apenas tardó cinco minutos en decir "no" en boca de Antonio Hernando. Pero el anuncio de Podemos no iba dirigido al aparato del PSOE. Su mensaje se orientaba más bien hacia el sanchismo, dolido con la Gestora y con el susanismo por hacer posible un Gobierno de Rajoy con la abstención, y hacia los antiRajoy, aquellos que defendieron el "no es no".

Las reacciones de Susana, Patxi y Sánchez

En el PSOE oficialista, el más cercano a la Gestora, hay malestar por la moción de censura de Iglesias. Creen que Podemos ha vuelto a cometer otra vez un error. "Han vuelto a equivocarse", considera un diputado que apostará por Susana Díaz en las primarias, porque Podemos ha desviado el foco informativo. En efecto, hasta la mañana de este jueves los periodistas estaban centrados en los casos de corrupción que afectan al PP. Ahora, sin embargo, la atención ha girado hacia esta propuesta inviable para echar a Rajoy.

Susana Díaz ha rechazado con rapidez la moción de Iglesias. La precandidata a las primarias es partidaria de no ir con Podemos de la mano a ningún sitio. Uno de los más contundentes ha sido el portavoz de la Junta de Andalucía, Miguel Ángel Vázquez, que ha escrito en su blog que los morados "han puesto el tejado antes que los cimientos. Tal y como lo han hecho sólo han pretendido un golpe de efecto y así esta moción se quedará en una mera ocurrencia, en un brindis al sol, en una demostración del afán de protagonismo de Iglesias. Nos ha obsequiado con el mismo truco, con otro numerito, que hace un año y ya muchos grupos (y mucha gente) lo tienen calado". Patxi López también ha dicho "no" a la moción.

Más laxo ha sido Pedro Sánchez, que tiene la sensación de que puede ganar las primarias incluso derrotando a Díaz en Andalucía. El exsecretario general socialista no ha rechazado el planteamiento de Iglesias, pero sí ha dicho que hace un año no hubiera hecho falta una moción de censura para echar a Rajoy. El portavoz de la campaña sanchista, José Luis Ábalos, ha ido una más allá reconociendo que lo de Iglesias "no es un planteamiento serio".

Iglesias, en definitiva, no ha propuesto una moción de censura para salir victorioso ni para infringir una derrota al PP. Eso, a día de hoy, es imposible. Pero lo que sí ha conseguido es un relato: a partir de ahora podrá echar en cara al PSOE que ellos no han querido acabar con Rajoy.

No hay que olvidar, además, que Podemos pudo haber 'jubilado' a Mariano Rajoy hace un año, sin moción de censura de por medio. En los meses de enero y febrero de 2016 el presidente del Gobierno estuvo bastante cerca del adiós de la política. PSOE y Ciudadanos habían firmado un pacto de investidura y solo faltaba que Pablo Iglesias y los suyos giraran para que Pedro Sánchez se convirtiera en el nuevo jefe del Ejecutivo. No fue así y los morados lanzaron un órdago a los socialistas: seis ministerios además del CNI, el BOE y el CIS. El acuerdo no fue posible y Rajoy terminó por gobernar tras unas segundas elecciones.