El PP busca la reconciliación con Aznar en pleno tsunami judicial


  • Alarma en el Gobierno y en el PP porque los escándalos judiciales hacen sombra a los logros en materia económica.

  • El PP pretende que el 40 cumpleaños sirva para reconciliarse con Aznar y consiga cohesionar el partido.

Mariano Rajoy junto a José María Aznar

Mariano Rajoy junto a José María Aznar

Debate en el PP: ¿qué hacer para contrarrestar el tsunami judicial que afecta al partido en las últimas semanas y que se prolongará todo el verano? Esta es una de las mayores preocupaciones en este momento para Génova, donde ven con preocupación cómo las buenas cifras macroeconómicas están siendo eclipsadas por las noticias que llegan desde los tribunales.

Poco importa que en el mes de mayo se batiera el récord de contrataciones de toda la serie histórica de cualquier mes. Poco importa que España lidere la creación de empleo de la zona Euro. Poco importa que España haya recuperado ya más de la mitad del empleo por la crisis... En el PP se lamentan que, al final, lo que prevalecen son los escándalos y las malas noticias, como ocurrió la semana pasada con el caso Moix.

El horizonte, además, no es nada halagüeño a corto plazo: comisión de investigación sobre la financiación del partido en el Congreso y, lo que más alarma provoca, la declaración de Rajoy como testigo en el caso Gürtel. No se descartan, además, nuevos informes de la UCO, por ejemplo, que puedan complicar aún más la situación política.

El verano, por tanto, va a estar movido para el PP, según explican a Lainformacion.com fuentes de la formación, por lo que la vista ya la han puesto en otoño. Así, en septiembre, los populares han decidido celebrar su cuarenta aniversario, con cinco foros temáticos que culminarán en una convención. A ello hay que añadir una exposición fotográfica itinerante y hasta diecisiete actos autonómicos a partir de septiembre. Objetivo: arrancar el curso político con fuerza y con un partido sólido.

En estos actos con motivo del 40 aniversario del PP, Génova quiere destacar y poner en valor qué es lo que ha hecho el partido en estas décadas. Se explicará "en qué ha contribuido el PP a lo que hoy es España, qué ha representado de bueno" y qué ha aportado a la democracia. En Génova consideran que la formación ha sido "claramente útil" para el progreso del país.

PP, PP, y más PP será la estrategia a seguir, en definitiva, a la vuelta de las cortas vacaciones estivales. En estas citas, además, se tendrán que destacar los logros conseguidos por José María Aznar durante sus dos legislaturas, lo que es visto por algunos como una buena ocasión para que Rajoy se acerque a su predecesor y lime asperezas tras los sucesivos desencuentros del año pasado.

Rajoy busca unidad a toda costa

La unidad es, precisamente, una de las mayores preocupaciones de Rajoy. El Presidente del Gobierno considera clave mantener sus filas prietas de cara a futuros desafíos, por lo que la estrategia que va a desplegar el PP pasa por mantener al partido cohesionado en torno a la figura de su líder. Es, en definitiva, algo parecido a lo que hizo María Dolores de Cospedal meses antes del 26J, cuando se recorrió toda la península en un gira por diferentes sedes del PP. La vista la tenía puesta en unas segundas elecciones (aún no se había estrellado Pedro Sánchez) y la secretaria general consiguió unir al partido para impulsar a Rajoy a conseguir casi 600.000 votos y 14 escaños más.

Ahora, en el PP hay quien no descarta que Rajoy acabe pulsando el botón rojo de disolución de las Cortes después del verano. Lo tendrá que hacer con innumerables justificaciones, como que la oposición no le deja gobernar, pero la opción está ahí a disposición del jefe del Ejecutivo para cuando quiera usarla.