La acusación se opone a que un acusado sea sometido al polígrafo

  • Sevilla, 20 abr (EFE).- El juez que investiga la desaparición de la joven Marta del Castillo ha pedido a las partes que se pronuncien sobre la petición del hermano mayor del asesino confeso de someterse al polígrafo o máquina de la verdad, a lo que se ha opuesto la acusación particular que ejercen los padres de la víctima.

Sevilla, 20 abr (EFE).- El juez que investiga la desaparición de la joven Marta del Castillo ha pedido a las partes que se pronuncien sobre la petición del hermano mayor del asesino confeso de someterse al polígrafo o máquina de la verdad, a lo que se ha opuesto la acusación particular que ejercen los padres de la víctima.

Fuentes del caso han dicho a Efe que la acusación particular ha comunicado al juez instructor que tal prueba no está prevista en el ordenamiento jurídico español, y por lo tanto considera que "no es un medio admisible de interrogar a un imputado".

Fuentes de la Fiscalía de Sevilla también han insistido en que tal prueba no está prevista en el sistema judicial español ni las fuerzas de seguridad disponen de un aparato de esas características entre sus medios materiales, aunque aún no ha respondido oficialmente al juez.

Por su parte, los abogados de los restantes imputados han dicho a Efe que no se van a oponer a la prueba del polígrafo pero tampoco se van a pronunciar a favor, y dejarán en manos del juez de instrucción 4 de Sevilla la decisión que considere más acertada.

El juez debe pronunciarse también sobre la petición del abogado de Francisco Javier D.M., hermano mayor del asesino confeso, Miguel C.D., de que su cliente sea sometido a un careo con su propio hermano y con el menor Javier G.M., de 15 años, el único de los cinco acusados que le situó, en su primera declaración judicial, en el escenario del crimen de Marta como encargado de limpiar las manchas de sangre.

Posteriormente, sin embargo, el menor se desdijo de esa imputación, mientras que Miguel C.D. ha negado en todo momento que su hermano mayor estuviese en el piso donde se cometió el crimen o que tuviese conocimiento de él.

El abogado defensor pretende someter a Francisco Javier D.M. a la máquina de la verdad para demostrar que no es cierta la imputación de que se quedó "limpiando restos y huellas" en el piso de la calle León XIII de Sevilla donde presuntamente se produjo el asesinato, el pasado 24 de enero.

Por otra parte, el abogado José Antonio Salazar, que defiende a María G.M., novia de Francisco Javier imputada en el caso desde el pasado martes, ha indicado hoy a Efe que va a pedir al juez que precise los delitos de que le acusa "para que sepamos de qué nos tenemos que defender".

María declaró como imputada el pasado día 14 y quedó libre con la obligación de personarse en el juzgado cada 15 días, pero el auto judicial no precisó si se le imputan los mismos delitos de homicidio, asesinato y secuestro que pesan sobre los otros cuatro acusados y su grado de complicidad.