Los alcaldes de la CUP no irán a declarar voluntariamente por ceder los colegios


  • La formación anticapitalista catalana denuncia, asimismo, lo que considera "actuación demofóbica y ataque a los derechos fundamentales" por parte del Estado español.

  • Uno de los alcaldes de la CUP ha publicado un vídeo en el que se observa cómo "archiva la advertencia del Gobierno" pasándola por una trituradora de papeles.

  • Le interesa: Fiscalía investiga a 712 alcaldes y les cita bajo apercibimiento de detención

La diputada de la CUP, Anna Gabriel, en la Plaza de la Virgen de València donde su formación ha convocado un acto en defensa del referendum en Cataluña.EFE/ Kai Forsterling

La diputada de la CUP, Anna Gabriel, en la Plaza de la Virgen de València donde su formación ha convocado un acto en defensa del referendum en Cataluña.EFE/ Kai Forsterling

La CUP ha anunciado este mediodía que su treintena de alcaldes no irán a declarar voluntariamente a los juzgados por firmar el decreto de cesión de colegios electorales para el referéndum del 1-O.

El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha enviado una instrucción a los fiscales de Cataluña para que citen como investigados a los alcaldes que han firmado un decreto en el que se comprometen a ceder locales para celebrar el 1-O y, en caso de no comparecer, reclamen a los Mossos d'Esquadra que los detengan.

Te interesa leer:Listado completo de los 712 ayuntamientos rebeldes.

La CUP indica en un comunicado que sus alcaldes "no asistirán a declarar" ni tampoco "comparecerán ante las citaciones del fiscal general del Estado" y emplaza al resto de fuerzas políticas "a hacer lo mismo al amparo de la Ley 19/2017 del Referéndum de Autodeterminación".

Para predicar con el ejemplo, uno de los alcaldes de la CUP, el de Argentona (Barcelona), Eudald Calvo, ha publicado en Twitter su rechazo a la decisión de la fiscalía.

Calvo afirma: "Tengo mucho trabajo y no puedo estar por estas tonterías. Quien quiera hablar conmigo, ya sabe dónde encontrarme".

La CUP dice a la fiscalía que su estatuto "no contempla que pueda ordenar la detención de aquellos alcaldes que no comparezcan ante una citación", y que esto "sobrepasaría su límite competencial vulnerando los derechos fundamentales".

La formación anticapitalista catalana denuncia, asimismo, lo que considera "actuación demofóbica y ataque a los derechos fundamentales" por parte del Estado español "ordenando detenciones con el único objetivo de atemorizar a la población y a los cargos electos".

"Responderemos conjuntamente -avanza la CUP-, como hemos hecho siempre, ante la estrategia represora del Estado español para hacer valer lo que entendemos que es un mandato popular mayoritario amparado en el derecho inalienable de los pueblos a su autodeterminación".