La oposición apura las alianzas para enfrentar a los Kirchner en las legislativas

  • Buenos Aires, 10 feb (EFE).- Tras años de dispersión, la oposición apura la conformación de frentes electorales para los comicios legislativos de octubre próximo, el primer test en las urnas que tendrá el Gobierno de la peronista Cristina Fernández.

La oposición apura las alianzas para enfrentar a los Kirchner en las legislativas

La oposición apura las alianzas para enfrentar a los Kirchner en las legislativas

Buenos Aires, 10 feb (EFE).- Tras años de dispersión, la oposición apura la conformación de frentes electorales para los comicios legislativos de octubre próximo, el primer test en las urnas que tendrá el Gobierno de la peronista Cristina Fernández.

La necesidad de unir fuerzas para derrotar al matrimonio Kirchner, que lleva casi seis años en el poder, ha llevado a dirigentes opositores a dejar de lado diferencias que parecían irreconciliables, según analistas consultados por Efe.

En tanto, el Partido Justicialista (PJ, peronista) reedita sus históricas divisiones internas y, mientras su conducción formal sigue alineada al oficialismo, los sectores disidentes se multiplican y buscan sumarse al polo opositor.

El alcalde de la capital argentina y jefe de la conservadora Propuesta Republicana, Mauricio Macri, confirmó hoy que este miércoles se reunirá con dirigentes del peronismo disidente para comenzar a negociar la conformación de un frente en la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito electoral del país.

"Se abre una esperanza hacia el futuro, la idea es hacer una propuesta amplia y sin personalismos. Argentina necesita gente que sume, no la descalificación permanente que caracteriza al 'kirchnerismo'", señaló Macri sobre el diálogo que mantendrá con los diputados del PJ disidente Francisco De Narváez y Felipe Solá.

Macri y De Narváez ya se habían aliado para las elecciones de 2007, cuando el diputado del PJ disidente fue el tercer candidato a gobernador bonaerense más votado, mientras que ese año Solá encabezó la lista oficialista de postulantes a diputados por el mismo distrito.

Para el analista Roberto Bacman, "a pesar de no ser históricos del peronismo, Macri y De Narváez son líderes capaces de armar un frente opositor, pero como ambos compiten por el mismo electorado buscan seducir a Solá", que fue gobernador de la provincia de Buenos Aires entre 2002 y 2007.

"Veo a la oposición muy dispersa y heterogénea. Hay una búsqueda casi desesperada de alianzas que no encuentran anclaje ideológico. Parece que algunos opositores tomaron conciencia de que con la gran crisis de partidos y la ruptura de lealtades tradicionales del voto que hay en Argentina el que se beneficia es el oficialismo", dijo.

La semana pasada llegaron a un acuerdo con vistas a los próximos comicios el líder de la opositora Unión Cívica Radical (UCR), Gerardo Morales, y el vicepresidente del país, Julio Cobos, lo que agudizó sus diferencias con el Gobierno.

El vicepresidente fue expulsado el año pasado de la UCR, segunda fuerza parlamentaria de Argentina, tras adherirse a la concertación que impulsó en 2006 el ex presidente Néstor Kirchner (2003-2007), esposo de Fernández y líder del Partido Justicialista.

La conducción del radicalismo evalúa distintas alternativas para conformar un frente electoral, ya que a finales de enero último también inició negociaciones con la centrista Coalición Cívica y el Partido Socialista.

Por el lado del PJ, Kirchner evalúa presentarse en octubre como candidato a legislador por la provincia de Buenos Aires, un histórico bastión de la fuerza fundada en 1946 por el fallecido Juan Perón, quien fuera elegido presidente en tres ocasiones.

"El escenario de victoria lo tiene a Kirchner como competidor, mientras otros se preguntan si cabe usar la bala de plata. La oposición cuenta con un parque balístico mayor que el oficialismo pero diseminado", indicó el analista Ricardo Rouvier.

Actualmente, el oficialismo peronista y sus aliados son mayoría en el Parlamento y en los comicios de octubre se renovará la mitad de los 257 escaños de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado, que tiene 72 miembros.

Si bien "tiene niveles de rechazo, Kirchner es el candidato con mayor intención de voto en la provincia de Buenos Aires", remarcó Bacman, quien consideró que si el ex mandatario finalmente no se postula "su delfín puede ser Sergio Massa", actual jefe del gabinete de Gobierno de su esposa.