Cae en Barcelona un grupo de ladrones especializado en tirones de bolso

BARCELONA, 25 (EUROPA PRESS) Los Mossos d'Esquadra han desarticulado un grupo de ladrones "muy activo y violento" especializado en tirones de bolso desde motocicletas que previamente robaban, en el barrio de Sant Gervasi de Barcelona. Según informó hoy la policía catalana, con esta operación han resuelto al menos 14 tirones de bolso que cinco de los detenidos, con numerosos antecedentes penales y que ya han ingresado en prisión, habían cometido entre enero y febrero, además de cuatro delitos de lesiones y seis robos de motocicletas. El 17 de febrero detuvieron a Israel M.M., español de 28 años vecino de Barcelona, en una calle del distrito de Nou Barris, donde encontraron previamente una motocicleta robada con la presuntamente había cometido uno de los tirones. En el momento de la detención, Israel M.M. se deshizo de un monedero en el que se encontró la documentación de una de las víctimas de robo. El 20 de febrero los agentes detuvieron a otros dos integrantes del grupo, ambos vecinos de Barcelona: Genis G.R., español de 30 años, como autor de varios robos, y su pareja, María Ángeles P.F., española de 33, por delitos de receptación y encubrimiento y que quedó en libertad con cargos tras declarar ante el juez. En sus domicilios, los Mossos hallaron indicios que los relacionaban con los delitos, y en el de Genis G.R. encontraron, además, bolsos, monederos, teléfonos móviles, tarjetas de crédito y documentación personal de algunas víctimas. A estas tres detenciones se suman las realizadas en enero de José C.G., de 22 años, y David M.M., de 24, ambos españoles y vecinos de Barcelona, que fueron pillados 'in fraganti' por un tirón de bolso, y la de Edward Jaime P.P., colombiano vecino de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), a quien imputan cuatro robos con violencia. Los ladrones escogían para sus acciones calles unidireccionales, poco frecuentadas y estrechas, que daban acceso a vías más amplias por donde podían huir de forma rápida y sin ser interceptados, y normalmente sus víctimas eran mujeres que iban solas, que en algún caso sufrieron heridas al ser arrastradas varios metros por la moto.