Detienen a dos jóvenes por robar con arma de fuego en tres comercios de la Costa del Sol

MÁLAGA, 27 (EUROPA PRESS)

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido en una operación conjunta con la Policía Local marbellí, a dos jóvenes como presuntos autores de tres robos con armas de fuego en comercios de los municipios malagueños de Torremolinos, Benalmádena y Fuengirola; y uno más en grado de tentativa.

Tras 13 días de investigación, se ha podido determinar que todos los asaltos fueron cometidos por los mismos autores y con "idéntico" modus operandi, según indicaron desde la Comisaría Provincial de Málaga a través de un comunicado.

El primero de ellos tuvo lugar el pasado día 9 en una tienda de ultramarinos de Benalmádena en la que uno de los autores apuntó con una escopeta a la cajera llevándose la caja registradora.

En la puerta le esperaba su colaborador a bordo de un vehículo que había sido sustraído horas antes en las cercanías de la barriada Cantarranas de Torremolinos.

El segundo asalto ocurrió el pasado 11 de mayo a mediodía, en un establecimiento de la avenida Salvador Allende de Torremolinos, cuando los detenidos obligaron al propietario del local, apuntándole con una escopeta, a que les entregara la caja, y huyeron en el mismo vehículo.

Según manifestaron, ese mismo día, unos minutos antes, los individuos habían intentado atracar una sucursal bancaria de la calle Luna de la misma localidad, aunque no pudieron consumar el delito, ya que los empleados se negaron a abrirles la puerta al ocultar sus caras.

El tercer atraco se perpetró en una gasolinera de las inmediaciones del Castillo de Fuengirola donde los presuntos autores encañonaron a los dos empleados sustrayendo 700 euros y escapando del lugar en otro vehículo, que también fue robado.

Así, uno de los hombres, J.P.A de 28 años y que había sido detenido anteriormente en 55 ocasiones, acababa de salir de la prisión de Albolote (Granada). El otro, de 26 años, responde a las iniciales de M.G.S y también cuenta con antecedentes.

A ambos se les imputan cuatro atracos --tres consumados y uno en grado de tentativa--, tenencia ilícita de armas, dos sustracciones de vehículo y daños por incendio de uno de ellos.

Tras un registro domiciliario, los agentes intervinieron las prendas de vestir utilizadas, supuestamente, durante los asaltos, así como la escopeta de cañón recortado.