El embajador mexicano pide a EE.UU. que ayude a detener el tráfico de armas a su país

  • Washington, 12 abr (EFE).- El embajador mexicano en EE.UU., Arturo Sarukhan, insistió hoy, pocos días antes de una visita de Barack Obama a su país, en que una de las claves para detener la ola de violencia en México reside en que Washington ayude a detener el tráfico de armas y dinero de efectivo a través de la frontera.

El embajador mexicano pide a EE.UU. que ayude a detener el tráfico de armas a su país

El embajador mexicano pide a EE.UU. que ayude a detener el tráfico de armas a su país

Washington, 12 abr (EFE).- El embajador mexicano en EE.UU., Arturo Sarukhan, insistió hoy, pocos días antes de una visita de Barack Obama a su país, en que una de las claves para detener la ola de violencia en México reside en que Washington ayude a detener el tráfico de armas y dinero de efectivo a través de la frontera.

Sarukhan explicó en una entrevista con la cadena de televisión estadounidense CBS que esas armas y ese dinero procedentes de Estados Unidos facilitan a los narcos en México "los medios para corromper, sobornar y matar".

El diplomático aseguró que el 90 por ciento de las armas incautadas en México proviene de EE.UU. y destacó que sólo en las fronteras con Arizona y Texas hay más de 7.000 distribuidores con licencias para vender armas.

"Muchas de las armas que están siendo adquiridas por grupos de narcotraficantes ya sea directamente o a través de representantes vienen de esas tiendas", dijo Sarukhán.

Sus declaraciones se producen sólo unos días antes de la esperada visita del presidente de EE.UU., Barack Obama, el próximo jueves a México, donde realizará una escala antes de emprender rumbo a la Cumbre de las Américas que se celebrará entre el 17 y el 19 de abril en Puerto España (Trinidad y Tobago).

Sarukhan disintió de la afirmación de la Asociación Nacional del Rifle estadounidense de que sólo el 17 por ciento de las armas que entran a México proceden de su país y que el resto serían de América Central, Israel y otras naciones alrededor del mundo.

"La mayoría de las granadas que estamos incautando son granadas que vienen de América Central o del Sur", explicó el embajador, quien matizó que "la mayoría de las armas de asalto procede de Estados Unidos".

Indicó que el restablecimiento de la prohibición de la venta de armas de asalto o semiautomáticas a civiles, que venció en el 2004, "podría tener un profundo impacto en la cifra y el calibre de las armas que llegan a México".

El diplomático calificó como "un paso en la buena dirección" la reciente decisión de la secretaria de Seguridad Nacional estadounidense, Janet Napolitano, de incrementar el número de agentes en la frontera destinados a interceptar el flujo de armas y de dinero.

"Lo que tenemos que entender es que seremos capaces de controlar nuestra frontera si controlamos el tráfico ilícito en ambas direcciones", dijo. "Las drogas que se trasladan hacia el norte y las armas y el efectivo hacia el Sur", añadió.

"Tenemos que trabajar juntos", concluyó.

Destacó, además, que la violencia no afecta a todo el territorio mexicano y que el 70 por ciento de las muertes originadas por el narcotráfico en los dos últimos años se concentraron en localidades próximas a la frontera como Tijuana y Ciudad Juárez.