Expertos europeos avanzan en la identificación genética de las bacterias intestinales

GAVÀ (BARCELONA), 26 (EUROPA PRESS) Expertos europeos participantes en el proyecto MetaHIT están ultimando una nueva herramienta para identificar los genes de las bacterias presentes en la flora intestinal y que tienen un papel clave en el sistema inmune y en la nutrición. La identificación de estos genes facilitará el desarrollo de investigaciones sobre patologías como la obesidad, la enfermedad de Crohn o la enfermedad inflamatoria intestinal. El proyecto MetaHIT es un consorcio europeo con la participación de 13 grupos de investigación entre los que está el Instituto de Investigación del Hospital de la Vall d'Hebron de Barcelona, el único representante español. Esta semana, expertos de diferentes grupos se reunieron en Gavà (Barcelona) para evaluar la marcha del proyecto, iniciado en enero de 2008. El doctor Francisco Guarner, responsable de la investigación en el grupo de fisiología y fisiopatología digestiva del Hospital de la Vall d'Hebron, explicó a Europa Press que se han realizado "importantes progresos" en el desarrollo de un instrumento que permita catalogar los genes de las bacterias de la flora intestinal. Según Guarner, en los estudios preliminares sobre 120 pacientes se ha concluido que existen tres millones de genes distintos pertenecientes a microorganismos que habitan en el cuerpo humano y que están asociados al proceso vital del individuo, unos datos pendientes de validación científica. "En cada persona encontramos el 80% de estos tres millones de genes", según Guarner. La creación de una herramienta que permita la identificación rápida de estos genes es "clave" para poder investigar el papel de las bacterias en el funcionamiento del cuerpo humano y, concretamente, en el sistema inmune y en la nutrición. "Podremos identificar qué genes actúan como protectores para enfermedades que no se curan con facilidad como el Crohn", afirmó el doctor. Según Guarner, en 2010 se prevé que los expertos habrán desarrollado el instrumento para estudiar "fácilmente" la microflora humana. Será un avance análogo al mapa del genoma humano o a las técnicas de análisis de sangre de hace unas décadas, aseguran los expertos.