Nazis y aliados cartografiaron Andalucía para actuar en la II Guerra Mundial

  • Sevilla, 28 mar (EFE).- Seiscientos mapas de Andalucía levantados por alemanes y aliados entre 1940 y 1944 que ha recuperado el Instituto de Cartografía de Andalucía confirman el interés de ambos bandos por conocer en detalle el territorio andaluz para preparar eventuales acciones bélicas durante la Segunda Guerra Mundial.

Nazis y aliados cartografiaron Andalucía para actuar en la II Guerra Mundial

Nazis y aliados cartografiaron Andalucía para actuar en la II Guerra Mundial

Sevilla, 28 mar (EFE).- Seiscientos mapas de Andalucía levantados por alemanes y aliados entre 1940 y 1944 que ha recuperado el Instituto de Cartografía de Andalucía confirman el interés de ambos bandos por conocer en detalle el territorio andaluz para preparar eventuales acciones bélicas durante la Segunda Guerra Mundial.

Técnicos del Instituto de Cartografía de Andalucía han localizado, copiado y catalogado centenares de hojas cartográficas del sur de España en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, en Washington, y en las bibliotecas Británica y de la Real Sociedad Geográfica, ambas de Londres, según ha explicado a Efe el responsable de cartografía histórica de este organismo, Joaquín Cortés José.

Las 250 hojas cartográficas de Andalucía editadas por el estado mayor del ejército alemán entre 1940 y 1994, algunas de ellas las primeras que se levantaban de las provincias de Huelva y de Almería desde el siglo XIX, fueron trasladadas a Washington por las tropas estadounidenses nada más capturarlas en Alemania.

También se han recuperado en EEUU y en el Reino Unido otras 250 hojas cartográficas del territorio andaluz elaboradas por el Ejército estadounidense entre 1943 y 1994, algunas de las cuales se basan en las decenas de fotografías aéreas del litoral andaluz captadas por la Fuerza Aérea británica (RAF) entre 1941 y 1942.

Cortés ha destacado que todo este material, calificado "secreto" por la Deutsche Heeskarte y de "Información de interés nacional para la defensa" por el Army Maps Service estadounidense, evidencia que fue elaborado con fines bélicos, pues se centra en los principales puntos geopolíticos de Andalucía durante la Segunda Guerra Mundial.

El control del Estrecho de Gibraltar y un eventual ataque al Peñón por parte del Ejército alemán explicaría que esta zona sea una de las estudiadas de forma más minuciosa por los cartógrafos de ambos bandos, que no cartografiaron de la Península, como las dos Castillas, al considerarlas menos estratégicas, ha añadido Cortés.

De hecho, los alemanes redujeron a escala 1:25.000 la cartografía de la zona de Gibraltar, desde la 1:50.000 que usaron para el resto de la Península, y la última hoja topográfica "La Línea-Gibraltar", editada en agosto de 1941, es la única del litoral que detalla las curvas batimétricas que marcan la profundidad de la Bahía de Algeciras, dato crucial para la navegación en superficie y submarina.

Aunque está contrastado que el material cartográfico alemán se preparó con las copias de la cartografía española que le cedió el Régimen de Franco, Cortés ha destacado la incógnita que rodea la cartografía aliada, en especial la estadounidense, pues en los años en los que se elaboró apenas existían relaciones diplomáticas entre el régimen de Franco y EEUU.

En opinión de Cortés, la cartografía germana reflejaría su intención de entrar en territorio español para, entre otros objetivos, expulsar a los británicos de Gibraltar, porque elaboró mapas muy detallados, bilingües y con todo lujo de detalles.

La intención de los estadounidenses sería localizar puntos idóneos para eventuales desembarcos, ya que trazaron mapas muy sintéticos en los que prevalece la información de interés militar, como orografía, vías de comunicación, aeropuertos y fábricas.

Los mapas británicos detallan un perímetro de seguridad de varias decenas de kilómetros en torno a Gibraltar para prevenir un eventual ataque alemán, mientras que las fotos aéreas se centran en el tramo de litoral entre el Peñón y Málaga.

Cortés ha subrayado el valor de esta cartografía, que se ha empleado en los últimos años para estudiar fenómenos como la expansión urbanística o la ocupación del litoral y, más recientemente, paran localizar fosas comunes de republicanos fusilados en la provincia de Málaga.

Estas 600 hojas cartográficas forman parte de los 132.000 mapas de Andalucía que ha localizado y catalogado el Instituto de Cartografía de Andalucía.