Asia Central dice que su renuncia a las armas nucleares es un paso hacia la paz

  • Naciones Unidas, 30 mar (EFE).- Los cinco países de Asia Central que se declararon una zona libre de armas nucleares subrayaron hoy que la medida es una contribución a la paz y la seguridad en una de las regiones más conflictivas del mundo.

Naciones Unidas, 30 mar (EFE).- Los cinco países de Asia Central que se declararon una zona libre de armas nucleares subrayaron hoy que la medida es una contribución a la paz y la seguridad en una de las regiones más conflictivas del mundo.

Los representantes ante la ONU de Uzbekistán, Tayikistán, Turkmenistán, Kazajistán y Kirguizistán indicaron hoy, durante una conferencia de prensa, que su acción es una muestra de cómo se puede avanzar dialogando hacia un planeta más estable.

"La creación de esta zona no es una concesión a presiones externas, sino una decisión soberana de aportar seguridad y estabilidad a la región", afirmó el embajador kirguís, Nurbek Jeenbaev.

El tratado de creación de la nueva zona libre de armas nucleares, la quinta del mundo y la primera en el hemisferio norte, entró en vigor el pasado 20 de marzo tras doce años de negociaciones.

La región que conforman las cinco ex repúblicas soviéticas tiene frontera con tres potencias nucleares, Rusia, China y Pakistán, así como con Irán, de la que se sospecha que tiene un programa de armas nucleares.

El tratado prohíbe la producción, adquisición y despliegue de armas nucleares en los territorios de los países firmantes, pero no restringe el uso de la energía nuclear con fines pacíficos.

La embajadora de Kazajistán, Byrganym Aitimova, recordó que en su país se almacenaba cerca del 80 por ciento del arsenal nuclear soviético cuando se desmembró la Unión Soviética y que la joven república decidió renunciar a ese armamento cuando alcanzó la independencia.

"Decidimos tener un futuro sin armas nucleares, y hoy en día se ha demostrado que fue una decisión correcta", agregó.

Aitimova destacó que el país todavía sufre las secuelas de haber albergado durante décadas el lugar donde se probaba el armamento nuclear del Ejército soviéticos.

Por su parte, el embajador uzbeco, Murad Askarov, resaltó que los cinco países demuestran con este tratado que conocen cuál es su papel en el mantenimiento de la paz y la seguridad asiática.

"Asia Central es un ejemplo de cómo contribuir a un mundo más estable", agregó.

Los representantes diplomáticos también aprovecharon la rueda de prensa para agradecer la labor de facilitación de las Naciones Unidas en las negociaciones y la generosidad de Japón, que las financió.

La ONU considera que este tratado es el paso más importante en materia de no proliferación nuclear desde la reducción de armamento estratégico acordada entre Estados Unidos y Rusia en 2002.

Las otras cuatro regiones del mundo libres de armas nucleares son Latinoamérica y el Caribe, el Pacífico sur, el Sureste asiático y África.