Una delegación de EEUU llega a Moscú para debatir sobre un nuevo tratado de reducción de armas estratégicas

MOSCÚ, 18 (EUROPA PRESS)

Una delegación estadounidense liderada por la secretaria de Estado adjunta, Rose Gottemoeller, llegó hoy a Moscú para una ronda de dos días de conversaciones sobre un nuevo acuerdo que sustituya al actual Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START-1, por sus siglas en inglés), que expira el 5 de diciembre de 2009, informó la agencia RIA Novosti.

Estados Unidos y Rusia firmaron el START-1 en el año 1991, bajo el cual ambos países asumían la obligación de reducir sus cabezas nucleares a 6.000 y los vehículos para transportarlas a 1.600. En 2002, se adoptó un nuevo acuerdo como continuación del anterior, conocido como Tratado de Moscú, que preveía una reducción de las cabezas nucleares hasta entre 1.700 y 2.200 antes de diciembre de 2012.

Según un informe publicado por el Departamento de Estado de Estados Unidos el pasado mes de abril, a fecha del 1 de enero de 2009, Estados Unidos tenía 5.576 cabezas nucleares y 1.198 vehículos para transportarlas, mientras que Rusia tenía 3.909 cabezas nucleares y 814 vehículos.

También el mes pasado, los presidentes de Estados Unidos y Rusia, Barack Obama y Dimitri Medvedev, respectivamente, acordaron en un encuentro en Londres comenzar de forma inmediata las conversaciones sobre un nuevo tratado de reducción de armas estratégicas. Tanto Medvedev como Obama han dicho que el nuevo tratado debe establecer una reducción mayor que el citado Tratado de Moscú.

La delegación estadounidense está integrada por funcionarios del Pentágono y del Departamento de Energía, según informó Reuters. El mes pasado, en Roma, Gottemoeller, tuvo una ronda de conversaciones preliminares con el jefe negociador ruso, Anatoli Antonov, quien dirige el departamento del Ministerio de Asuntos Exteriores sobre Seguridad y Desarme.

Por su parte, Rusia ha adelantado que vinculará las conversaciones con Estados Unidos sobre la reducción de sus arsenales nucleares amasados durante la Guerra Fría a los planes estadounidenses de establecer un sistema de defensa antimisiles en Europa, entre República Checa y Polonia.

Además, Moscú espera que Washington acepte un acuerdo que limite el número de vehículos de cualquier tipo para transportar cabezas nucleares. Mientras, aunque Washington ha dicho que el tratado tendrá en cuenta dichos vehículos, ha mostrado resistencia a las exigencias de Moscú de que las cabezas nucleares sean retiradas de los vehículos y sumadas a un inventario.

Según fuentes consultadas por Reuters, no se espera que de las conversaciones de esta semana salga ningún texto formal.