Ampl.- El Ayuntamiento de Muskiz concede las licencias de actividad para la planta de coque de Petronor

El alcalde dice que, aunque está en contra de su puesta en marcha, hay que "cumplir la legalidad" BILBAO, 10 (EUROPA PRESS) La Junta de gobierno del Ayuntamiento de la localidad vizcaína de Muskiz, gobernado por EA, ha concedido las licencias de actividad y obras a Petronor para construir una planta de coque, según informó el alcalde, Gonzalo Riancho, a Europa Press. La decisión fue acordada esta mañana por el equipo de gobierno del Consistorio, (formado por EA y PSE-EE) con el apoyo de dos concejales de EA y dos del PSE, mientras que el único voto en contra lo emitió otro de los ediles de la formación presidida por Unai Ziarreta, en concreto, el concejal de Medio Ambiente, Marcos Cucó, quien considera que no se debieran haber concedido "tan pronto" las licencias. Esta aprobación, que no deberá ser ratificada en pleno, no implica el inicio inmediato de las obras, ya que la licencia de obras será efectiva cuando el Consistorio apruebe el proyecto de ejecución. "Hemos aprobado el proyecto básico, pero el de ejecución hay que estudiarlo. Se presentó por parte de Petronor el pasado viernes y hay cosas que limar, por lo que se aprobará en unos días, en cuanto lo estudien los técnicos", señaló el alcalde. El primer edil insistió en que, aunque no le guste la planta de coque y esté en contra de su puesta en marcha, "siempre hay que cumplir la legalidad". "Hemos votado a favor creyendo que la legalidad se cumple, dando esa licencia de actividad con unos condicionantes, diciendo que si llegan informes de otras administraciones la licencia no surgiría efecto, porque no reducimos al ámbito municipal", precisó. Gonzalo Riancho recordó que el Consistorio, en su momento, pidió informes a otras administraciones sobre la instalación de la planta que coque, "que todavía no han llegado", por lo que argumentó que "siguiendo la legalidad, no podíamos demorar más la concesión de licencia, porque si no se daría por silencio administrativo, lo que sería un poco raro". El primer edil reconoció que esta decisión municipal puede ser recurrida judicialmente por los colectivos anti-coque y se mostró convencido de que este tema "se judicializará con el tiempo". "Sé que me acusarán de prevaricación, pero si no hubiera hecho esto, me acusarían otros", lamentó. PROYECTO La puesta en marcha de esta planta supondrá una inversión que rondará los 820 millones de euros y, según la refinería, el proyecto asegurará la "continuidad" de los 6.200 puestos de trabajo actuales, entre directos, indirectos e inducidos, y, además, se crearán otros 1.680 empleos nuevos. La construcción de la planta ocupará a cerca de 1.575 trabajadores del sector, con puntas de hasta 2.500 y el arranque de la producción está previsto para primavera de 2011. Petronor recibió el pasado 21 de noviembre la declaración de impacto ambiental favorable y la autorización ambiental integrada del proyecto de Unidad de Reducción de Fueloil (URF) y planta de cogeneración de energía eléctrica. La viceconsejería de Medio Ambiente del Ejecutivo, gestionada por EA, emitió una propuesta de resolución favorable a la concesión de la Autorización Ambiental Integrada al proyecto al considerar que el proyecto cumplía con "los requisitos exigidos por la Unión Europea en materia ambiental". En su dictamen, señalaba que el proyecto "no contribuye significativamente a la contaminación del entorno" y que, además, "se utilizan eficientemente la energía, el agua, las materias primas y otros recursos naturales, con una eficaz gestión de los residuos". Además, precisaba que la autorización ambiental integrada prevé, "como en otros casos", medidas "protectoras y correctoras" destinadas a garantizar estos extremos, junto con un programa de vigilancia ambiental "que permita el control efectivo de la actividad". El presidente de Petronor, Josu Jon Imaz, en diversas comparecencias había advertido de que no construir la planta de coque en Muskiz condicionaría la "realidad futura" de Petronor. A las cuatro y media de la tarde la compañía no había recibido la notificación del Ayuntamiento de Muskiz, por lo que no se pronunció sobre la decisión, a la espera de contar con la comunicación oficial. El desarrollo de este proyecto ha sido cuestionado desde algunos sectores, principalmente, del municipio de Muskiz, donde existe una coordinadora Anti-Coke, que viene reclamando que no se autorice la puesta en marcha de esta planta.