Arranca el Consorcio por la Paz de Montjuïc de Barcelona con el único apoyo de PSC y PP

La disolución del patronato actual y el cierre definitivo del Museu Militar es inminente

BARCELONA, 15 (EUROPA PRESS)

La aprobación de la constitución del Centro Internacional por la Paz en el Castillo de Montjuïc de Barcelona empezó hoy en el Ayuntamiento, que tendrá la representación principal, con el apoyo sólo del socio mayoritario del bipartito, el PSC, y el PP en la aprobación inicial de los estatutos.

La definitiva se hará como muy pronto en el plenario de junio. Antes, deberá haberse disuelto el patronato que ahora gestiona el castillo y el Museu Militar, según indicó en declaraciones a los periodistas el delegado de Presidencia y Relaciones Institucionales, Ignasi Cardelús, quien añadió que habrá dotación presupuestaria para el consorcio a partir del año que viene.

El rechazo del resto --el otro socio del bipartito, ICV-EUiA, y CiU y ERC-- vino motivado por la presencia del Ministerio de Defensa en el consorcio, de forma que el Ayuntamiento tendrá el 60 por ciento de representación y obligaciones financieras, la Generalitat el 20 y Defensa el 20 restante. Cardelús la defendió porque las fuerzas armadas juegan "un papel claro" en mantener la paz.

Àngels Esteller (PP) vio necesario su presencia por la misma razón, y apostó por conservar el valor histórico y patrimonial del castillo con una exposición de piezas de la colección militar, que se trasladará al Castillo de Sant Ferran de Figueres (Girona). Cardelús afirmó que ya estaba previsto.

El segundo teniente de alcalde de Acción Social y Ciudadanía, Ricard Gomà (ICV-EUiA), dijo estar globalmente de acuerdo con el proyecto aunque "no tiene sentido" que esté Defensa ante la desmilitarización del castillo. El último destacamento debe abandonarlo en mayo de 2010.

Advirtió de los "riesgos" de que el desacuerdo pueda proyectarse "sobre elementos de fondo y contenido". Según Gomà, otro centro debe ser posible a partir del diálogo con entidades por la paz y Generalitat, y apostó porque sea la delegación del Gobierno en Catalunya el representante estatal.

CESIÓN "ENVENENADA"

Jaume Ciurana (CiU) calificó la cesión del castillo a la ciudad de "envenenada" y acusó al PSC de aceptar la presencia de Defensa "para salvar la cara a Zapatero y al PSOE". Criticó el pacto entre "la mayoría nacionalista española" para aprobar inicialmente los estatutos, a lo que Carles Martí (PSC) respondió con la advertencia de las veces que CiU ha pactado con el PP.

Para Ciurana, que el presidente de la Generalitat, José Montilla, sea propuesto como vicepresidente segundo del consorcio es una "humillación". El alcalde, Jordi Hereu, se prevé que sea el presidente y la vicepresidencia primera recae en la ministra de Defensa, Carme Chacón.

Ester Capella (ERC) dijo desconfiar "de los regalos de los españoles". "Con las promesas e incumplimientos de Zapatero tenemos las mochilas llenas", advirtió la concejal republicana, que se mostró partidaria de que el Estado esté representado por la ministra de Cultura.

Capella aseguró que muchas entidades que trabajan por la paz no están de acuerdo. Cardelús le replicó que muchas necesitan la logística de Defensa y en los cursos por la paz que empezarán el lunes en el castillo se han apuntado algunos de sus miembros, y rechazó que la presencia de Defensa sea fruto de una imposición sino de un acuerdo.

A partir de ahora se abrirá un periodo de alegaciones de 30 días previo a la aprobación definitiva. Antes de la firma del convenio, prevista para septiembre, deberán también aprobar los estatutos el tripartito de la Generalitat, dos de cuyos miembros votaron hoy en contra --ERC e ICV-EUiA--, y el Gobierno central.