Ayuntamiento de Vigo y comerciantes crean una comisión de seguimiento para minimizar el impacto de las obras

Empresarios abogan por buscar alternativas a una rebaja fiscal al considerar que ésta es "imposible"

VIGO, 22 (EUROPA PRESS)

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, y representantes de la Cámara de Comercio acordaron hoy crear una comisión de seguimiento de las obras de humanización que se están acometiendo en la ciudad, con el fin de minimizar el impacto negativo que estos trabajos producen al sector.

Esta comisión, en la que participarán técnicos del departamento municipal de Vías y Obras y la comisión de Comercio interior de la institución cameral, se reunirá cada 20 días y evaluará la evolución de las diferentes obras y las medidas a tomar para poder reducir las molestias que genera en la actividad comercial, en aspectos como las labores de transporte y logística. Además de esta comisión, se crearán otras específicas según las diferentes zonas de la ciudad en obras, y que se reunirán semanalmente. Tanto el presidente de la Cámara de Comercio, José García Costas, como el regidor local valoraron positivamente el encuentro de hoy y destacaron la conveniencia de realizar mejoras en las calles de Vigo. Según precisó Caballero, entre los aspectos a estudiar para minimizar las "molestias" de las obras, figura la posibilidad de abrir franjas horarias para aprovisionamiento de mercancías y facilitar el acceso a establecimientos.

Por su parte, García Costas recordó que las quejas de los comerciantes se intensificaron con motivo de las restricciones de tráfico en el eje Paseo de Alfonso-García Barbón, una de las principales arterias de la urbe, al tiempo que aseguró que "no hay que confundir la crisis con las obras".

Según precisó, la coyuntura económica ha provocado una caída del consumo con consecuencias "nefastas" para el comercio, lo que unido a las obras provoca "un verdadero caos". No obstante, incidió en que "son cosas distintas".

REBAJAS FISCALES

La Cámara de Comercio remitió, la pasada semana, una carta la Ayuntamiento con una batería de medidas para paliar la situación, entre las cuales se encontraba una reducción de impuestos municipales.

En este sentido, tanto Costas como el presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP), José Manuel Fernández Alvariño, recordaron que las rebajas fiscales son, por ley, "absolutamente imposibles, sobre todo con un presupuesto ya avanzado". Así, abogaron por buscar otras fórmulas.

A este respecto, el alcalde también indicó que se trata de una cuestión "técnicamente muy compleja" puesto que habría que modificar los presupuestos. Así, al bajar los ingresos en los presupuestos municipales también habría que bajar el capítulo de gastos --con el objetivo de mantener el equilibrio--.

Además, consideró que aplicar rebajas en las tasas en los lugares donde hay humanizaciones --que afectan a unos 100.000 vecinos-- sería un "agravio comparativo" respecto a las otras zonas de la ciudad, que no tienen ni las mejoras que supondrán actuaciones de humanización ni las ventajas económicas. Finalmente, indicó que esas reducciones fiscales tampoco se han fijado en otras ciudades españolas.