Belloch suspende provisionalmente de su cargo al concejal de Infraestructuras

  • Zaragoza, 22 abr (EFE).- El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, ha suspendido provisionalmente de su cargo al teniente de alcalde y responsable de Infraestructuras y Participación Ciudadana, Antonio Becerril, por su supuesta relación con uno de los imputados en la trama de corrupción urbanística de La Muela (Zaragoza).

Zaragoza, 22 abr (EFE).- El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, ha suspendido provisionalmente de su cargo al teniente de alcalde y responsable de Infraestructuras y Participación Ciudadana, Antonio Becerril, por su supuesta relación con uno de los imputados en la trama de corrupción urbanística de La Muela (Zaragoza).

En declaraciones a los medios de comunicación antes de comenzar un pleno de la corporación, el alcalde ha anunciado esta decisión a la espera de que se demuestre la inocencia del concejal para que pueda volver al Gobierno municipal.

Belloch ha explicado que las funciones de Becerril serán desempeñadas a partir de ahora por los consejeros Jerónimo Blasco, que será responsable del área de Infraestructuras, y el vicealcalde Fernando Gimeno, que quedará al frente de Participación Ciudadana.

El alcalde ha adoptado esta decisión después de que hoy se conociera que el juez de la Almunia de Doña Godina que investiga la trama de corrupción urbanística en la localidad de La Muela, por la que están encarceladas la alcaldesa, un concejal y un empresario, ha trasladado al juez decano de Zaragoza las conversaciones grabadas por la policía entre Becerril y uno de los imputados, Carmelo Aured, por si pudiera haber algún delito.

Las grabaciones revelan que ambos mantuvieron frecuentes conversaciones telefónicas en las que hablaban, según revela hoy la prensa de Zaragoza, sobre distintos proyectos de obras del ayuntamiento de la capital aragonesa sobre cuya tramitación se interesaba el empresario.

García Becerril, un veterano político socialista de Zaragoza, es el primer cargo público suspendido por su presunta relación con uno los imputados en la trama de supuesta corrupción urbanística descubierta en la localidad de La Muela, por la que hay imputadas más de veinte personas.

El alcalde ha reconocido que Becerril hubiera preferido que no hubiera tomado esta decisión por el riesgo de que se entienda como un reconocimiento a que "existe algo", pero ha señalado que es su forma de cómo entiende la política y "lo normal es que no se ejerza el cargo mientras hay una investigación".

"No se trata de cesar sino de no ejercer el cargo hasta que el juez decida en una línea u otra, mientras, lo serio y lo riguroso es lo que he hecho", ha puntualizado Belloch, quien ha reconocido que ha sido "muy doloroso" pero no hacerlo perjudica a la institución y al propio interesado, porque en esas condiciones "es casi imposible cumplir las funciones de un cargo tan complejo" como esas parcelas.

El alcalde ha reiterado su confianza en la inocencia de Becerril pero ha puntualizado que en este oficio "además de lo objetivo hay que tener razones de oportunidad de no dificultar las tareas del Gobierno de la institución".

Belloch ha confiado y deseado que la situación "se aclare lo antes posible" pero ha insistido en que "la mejor forma de contribuir a que las cosas no pierdan el equilibrio natural" ha sido esta decisión "muy dolorosa".

Antes de estas declaraciones de Belloch, los portavoces de los grupos de la oposición, PP, CHA e IU, han incidido en la necesidad de que Becerril presentara su dimisión, ya que consideran que proporcionó información privilegiada al empresario Carmelo Aured, primo de la alcaldesa y en prisión provisional.

Para la portavoz del PP, Dolores Serrat, "la mujer del César no solo debe ser honrada sino parecerlo", hecho que, a su juicio, ha dejado de ser en el caso de Becerril, quien "tendrá que asumir sus responsabilidades".

Serrat considera que en este hecho hay que tener "prudencia" pero también "contundencia", porque "el tema es muy grave y preocupante".

El portavoz de CHA, Juan Martín, también ha entendido que debería presentar su dimisión, puesto que "todos los contratos en materia de infraestructuras han pasado por sus manos".

Además, ha resaltado, es el responsable de gestionar los 115 millones del Fondo Estatal de Inversión Local y necesita "tener las manos libres para poder lavar su imagen que en este momento está absolutamente en entredicho".

Martín ha criticado que en Aragón "los compromisos éticos funcionan a un nivel muy bajo", porque hay altos funcionarios del Gobierno autonómico con "imputaciones muy graves" y el Ejecutivo "no existe ni se le espera", y en el Ayuntamiento de Zaragoza no se puede permitir que un asunto de esta trascendencia "pase sin pena ni gloria".

Para el representante de IU en el consistorio, José Manuel Alonso, Becerril debería dimitir no sólo de su cargo sino como concejal, porque las acusaciones son "lo suficientemente graves" como para que "no se arroje la más mínima duda sobre este Consistorio".