Boadilla.- PSOE denuncia que González Panero sigue siendo alcalde "en la sombra" y reclama su dimisión como edil

MADRID, 11 (EUROPA PRESS) El PSOE afirmó hoy que el ex alcalde de Boadilla del Monte, Arturo González Panero, sigue siendo alcalde de la localidad "en la sombra", y reseñó que el PP de Madrid "en una clara muestra de desconfianza en el PP local" ha decidido nombrar como "tutor" de la corporación al alcalde de Alcalá de Henares y presidente de la Federación Madrileña de Municipios, Bartolomé González. "El ya ex alcalde de Boadilla, en una burla grotesca, no sólo a su propio partido que anunció su dimisión, sino a todos los ciudadanos de Boadilla que esperaban la asunción de responsabilidades tras su imputación en el sumario sobre corrupción municipal a cargo del uuez Baltasar Garzón, permanece como concejal en el Consistorio", criticó el PSOE, que destacó que "ante la evidencia de que el ex alcalde pretende seguir dirigiendo las decisiones en el Ayuntamiento de Boadilla, el propio Partido Popular en Madrid ha nombrado como tutor del equipo de Gobierno" al presidente de la FMM. Los socialistas consideraron que González Panero "debe dimitir de todos sus cargos institucionales", y destacaron que "tan cargo público es ser concejal como alcalde de un municipio". "Respetamos la presunción de inocencia del ex alcalde pero éste debe defenderla fuera de las instituciones", indicaron y reseñaron que "las evidencias sobre relaciones entre el Ayuntamiento de Boadilla y la trama investigada son abrumadoras y esa presunción de inocencia debe ser defendida sin perjudicar a las instituciones Municipales". En opinión del portavoz socialista en la localidad, Pablo Nieto, "el equipo de Gobierno no ha dado una sola explicación sobre las múltiples conexiones con la trama, viajes a Miami con Francisco Correa, la adjudicación de una parcela, propiedad del empresario Ulibarri (actualmente imputado), a la empresa UFC, por un precio inferior al de mercado en 3,4 millones de euros, la ruinosa concesión de locales comerciales a la empresa de Ramón Blanco (imputado también) y la adjudicación a las empresas de Correa del centro de atención al ciudadano y numerosos viajes organizados por el Consistorio". "No sólo no ha dado ninguna explicación, sino que impidió el uso de la palabra a los grupos de la oposición en el pleno extraordinario en que presentó su dimisión", criticó el portavoz, que añadió que "los ciudadanos están esperando respuestas, transparencia y claridad para volver a confiar en sus gobernantes". Nieto reseñó que el Ayuntamiento de Boadilla "necesita una profunda regeneración ética" y "una ruptura completa con el pasado que el actual partido popular es incapaz de ofrecer". "Un consistorio con Arturo González como concejal y Belén Humera como alcaldesa es un Ayuntamiento todavía bajo el absoluto control del ex alcalde imputado", concluyó.