CiU fuerza a eliminar la obligación de los ayuntamientos de reservar suelo público para el culto

BARCELONA, 26 (EUROPA PRESS)

El grupo parlamentario de CiU ha forzado al tripartito a eliminar la obligatoriedad de los ayuntamientos de reservar suelo público destinado a finalidades religiosas, como prevé el proyecto de Ley de Centros de Culto y de Reunión con Fines Religiosos, en trámite parlamentario.

Así lo explicaron a Europa Press el portavoz de CiU en el Parlament, Oriol Pujol, y la diputada CiU Glòria Renom, que señalaron que la futura norma --promovida por Vicepresidencia-- se encuentra en trámite de ponencia en la Cámara catalana para ser aprobada antes de otoño.

Según Renom, encargada de la negociación de la ley de centros de culto, esta medida supone una "invasión de la autonomía municipal" y comporta añadir una nueva presión a los municipios generando más incertidumbres a los alcaldes que instrumentos y soluciones.

Ahora, el texto es "más suave" a nivel global" y la obligatoriedad de reservar suelo público ya no es una exigencia, para que la ley sea "lo más abierta posible", señaló Renom.

La diputada se mostró satisfecha tanto del trabajo de su partido, que dijo que ha conseguido un "trabajo profundo", como de la "sensibilidad del tripartito", que finalmente ha acabado presentando "autoenmiendas potentes" a la ley que, según la diputada, se parecen a las de su formación.

También destacó la "inseguridad jurídica" que propicia la norma, contra? la que CiU ha presentado un total de 33 enmiendas al proyecto de ley, entre las que destaca la que propone eliminar la licencia municipal prevista para los centros de culto.

Según CiU, esta licencia podría suponer una "vulneración de la ley orgánica de libertad religiosa", al condicionarla a una autorización administrativa, y sustituirla por una comunicación de cumplimiento de las condiciones de seguridad e higiene al iniciar una actividad o tras realizar obras mayores.

CiU cree un error pretender unificar y garantizar la actuación municipal cuando las diferentes realidades de los municipios aconsejan analizar singularizadamente los factores que componen la problemática de las nuevas religiones.

Además, propone añadir una disposición adicional que prevea eximir de la ley buena parte de los centros de culto o de reunión ya existentes a partir de la aprobación de la ley.

Las enmiendas de CiU eliminan algunas referencias del preámbulo que, a su juicio, criminalizaban injustificadamente el mundo municipal, y se cambia la referencia de 13 grandes religiones en Catalunya por una descripción que contempla que continúa habiendo una religión mayoritaria en el país, la católica, y una manifestación emergente de nuevas confesiones que hace que la realidad religiosa de Catalunya sea cada vez más plural.