Durán avisa al alcalde de Pozoblanco que no consentirá que use al PSOE para "su interés personal"

El líder del PSOE cordobés dice que ganar en la capital, tras irse Rosa Aguilar, depende de los socialistas

CÓRDOBA, 14 (EUROPA PRESS)

El secretario general del PSOE en Córdoba, Juan Pablo Durán, avisó hoy, sin nombrarlo, al alcalde socialista de Pozoblanco (Córdoba), Benito García, mientras ambos tomaban parte en el comité provincial del PSOE de Córdoba, que no consentirá "a nadie que venga a utilizar el partido con interés personal".

Los cerca de 200 miembros del comité provincial que asistieron hoy en la capital cordobesa a la reunión ordinaria del que es el máximo órgano entre congresos del PSOE cordobés rompieron en aplausos ante las palabras de Durán, salvo García, sentado junto a sus todavía compañeros del PSOE, cuya dirección provincial le ha abierto un expediente disciplinario con propuesta de expulsión, pendiente aún de resolución.

Entre tanto, se están produciendo situaciones como la de hoy, la asistencia de García a una reunión del órgano de dirección del partido al que todavía pertenece, pero al que se ha enfrentado para seguir como alcalde, aún cuando le han retirado su apoyo los otros seis concejales del PSOE en el Consistorio pozoalbense. Entre tanto, García, que ejerce de alcalde sin junta de gobierno local, negocia una "solución" con la oposición municipal, incluido el PP.

Por todo ello Durán, en su informe hoy al comité provincial, dejó claro lo que piensa el partido, "que nadie está en disposición de mancillar los valores, los ideales o los principios" del PSOE, porque "nadie está por encima" de los estatutos del partido, "y mucho menos usando de forma tan demagoga a todo un pueblo y a los sentimientos socialistas en Pozoblanco", advirtiendo Durán que él, como secretario general, no se lo consentirá "a nadie".

Aun así, el líder de los socialistas cordobeses anunció que la complicada situación que vive el PSOE en Pozoblanco se solucionará "dando a todo el mundo la oportunidad de expresarse y de hacer suyos los estatutos del partido, que, como están para todos, pues al final se cumplirán".

GANAR EN CÓRDOBA

Por otro lado, Durán se refirió al "nuevo escenario político" generado en Córdoba capital tras abandonar Rosa Aguilar la Alcaldía para ser la actual consejera de Obras Públicas, argumentando al respecto que, "aunque en principio pueda parecer" que esta situación "beneficia al PP", lo cierto es que ganar en la capital cordobesa "dependerá de los socialistas cordobeses, pero de todos, no sólo de los 1.200 militantes de esta ciudad, sino también de los más de 4.550 que militan en toda la provincia".

A juicio de Durán "es el momento de decir a los cordobeses qué es lo que el PSOE tiene para ofrecerles", para que se unan "a liderar un proyecto de progreso, de izquierdas, para la ciudad de Córdoba, pues en frente del mismo sólo encontrarán el proyecto caduco, trasnochado y catastrofista que representa José Antonio Nieto y el PP".

Durán reconoció que el reto "no es fácil, ¿pero es que antes era más fácil?", cuando Rosa Aguilar era la cara visible de IU, "porque, si era más fácil, ¿por qué no salieron las cuentas?". La respuesta, aunque no sobre el pasado, la ofreció el propio Durán: "hay que mirar hacia delante, centrarse en el presente y proyectar el futuro".

LOS PASEOS DE RAJOY

Al margen de las cuestiones internas de su partido, el PP centró también buena parte del discurso de Durán ante el comité provincial de su partido, llegando a afirmar, ante la visita mañana a Córdoba del presidente del PP, Mariano Rajoy, al que pidió "que venga más por Córdoba, que a los socialistas cordobeses les viene muy bien, para que así la ciudadanía vea, en vivo y en directo cómo es" y no la imagen de que él puede transmitir la televisión.

También será bueno que los cordobeses vean "a sus meritorios, a Javier Arenas, el campeón de las derrotas electorales en Andalucía, y a su delfín, José Antonio Nieto, o su tiburón, que aún no se sabe lo que será, agarraditos de sus brazos paseándose por la provincia de Córdoba". De esa forma los cordobeses podrán comprobar que "son exactamente iguales, no hay diferencias entre los tres, son los que exigirán a Andalucía lo que no son capaces de poner en marcha en Valencia, Madrid o Castilla-León".

En conclusión, "son filibusteros, son bucaneros de la política, cuyo objetivo no es contribuir a la solución (de la crisis), sino que quieren convertirse en los grandes protagonistas del problema".