EB recurre ante el TSJPV la norma foral del Impuesto de Sociedades de Gipuzkoa y pide su suspensión cautelar

Madrazo defiende una política fiscal "justa" y advierte de que "lo que no paguen bancos y grandes empresas, lo va a pagar la ciudadanía" BILBAO, 10 (EUROPA PRESS) Ezker Batua-Berdeak registró hoy ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) un recurso contra la norma foral que redujo el Impuesto de Sociedades de Gipuzkoa al 28 por ciento para el tipo impositivo general y al 24 por ciento para las pymes, al considerar que se produjo "una vulneración en el trámite de procedimiento". La formación solicita además la suspensión cautelar de la norma. Una delegación de EB, encabezada por su coordinador general, Javier Madrazo, acudió a la sede del tribunal vasco en Bilbao para registrar este recurso y defendió la necesidad de establecer "una política fiscal justa, equitativa y progresista", frente al "modelo neoliberal" de PSE-EE, PP y PNV de "dar más dinero a la banca sin ninguna contrapartida, rebajar el Impuesto de Sociedades y suprimir el de Patrimonio". Según explicó la juntera de EB en Gipuzkoa Arantza González, el recurso se basa en la "vulneración de un trámite de procedimiento" en la norma foral ya que fue aprobada por el pleno de las Juntas, el pasado mes de diciembre, a pesar de que "previamente había sido rechazada en la Comisión de Hacienda y Finanzas". En este sentido, destacó que, en el reglamento de las Juntas Generales de Gipuzkoa, "no hay absolutamente ni un solo artículo en el que diga que se pueden presentar votos particulares a un texto de un dictamen que ha salido rechazado". El recurso contiene además la petición de suspensión cautelar de la norma foral ya que EB estima que, si es aceptado, "se produciría un perjuicio importante para la ciudadanía guipuzcoana". González censuró que PNV y EA, "con tal de bajar el impuesto de sociedades a los beneficios empresariales, aprovechan cualquier excusa y han demostrado una verdadera falta de rigurosidad política porque les vale todo con tal de beneficiar a las empresas". "Un tema tan serio, tan importante como es el Impuesto de Sociedades requiere de mayor rigurosidad y de mayor precisión política", reclamó. Por su parte, Javier Madrazo destacó que la reducción del Impuesto de Sociedades en Gipuzkoa "supone una pérdida de recaudación para todos los guipuzcoanos de 118 millones de euros", lo que unido al descenso del tipo impositivo en Álava y Bizkaia "hace que en 2008 la pérdida de recaudación para todos los ciudadanos de Euskadi se haya situado en los 400 millones de euros". "Éste es un dinero fundamental para apostar por la creación de empleo estable y con derechos, para fortalecer nuestros servicios públicos y para fortalecer la cobertura social y laboral a todas las personas que lo necesitan", advirtió. "LO VAN A PAGAR LOS CIUDADANOS" Por ello, aseguró que "el 1 de marzo hay que elegir dos modelos: el modelo de la izquierda vasca de EB, que apuesta por una política fiscal justa, equitativa y progresista, que pague más el que más tiene, o un modelo neoliberal que están defendiendo el PSOE, el PP y el PNV, que es un modelo regresivo que supone dar y dar cada vez más dinero a los bancos sin ninguna contrapartida, rebajar el impuesto de sociedades cada vez más, suprimir el impuesto de patrimonio". Estas medidas, según indicó, implican "precariedad laboral, destrucción masiva de puestos de trabajo, privatización de servicios públicos, y una pérdida y un recorte de las prestaciones sociales y laborales". A su entender, "éste es el gran debate que hay en estas elecciones, no otros debates identitarios". "El gran debate es cuál es el modelo económico y fiscal por el que apuestan los ciudadanos de Euskadi", insistió Madrazo, que acusó a PSOE, PP y PNV de ir "juntos en esta política de dar cada vez más dinero a la banca sin ninguna contrapartida y de apostar por una rebaja cada vez más fuerte del Impuesto de Sociedades y por suprimir el Impuesto de Patrimonio", con "una pérdida de muchísimos recursos necesarios, cientos de millones de euros imprescindibles". En este sentido, afirmó que, "en época de vascas gordas, las grandes empresas han obtenido beneficios escandolosos" y, por tanto, "en época de vacas flacas tienen que arrimar el hombro y apostar por la corresponsabilidad y por la solidaridad" porque, según destacó, "lo que no paguen los bancos y las grandes empresas lo va a pagar la ciudadanía vasca". El candidato de EB defendió la subida al 35 por ciento del Impuesto de Sociedades, "recuperar" el Impuesto de Patrimionio "a las grandes fortunas", luchar "decididamente" contra el fraude fiscal e incrementar "el tramo máximo del IRPF a las rentas superiores a 60.000 euros anuales". "En definitiva obtener recursos públicos fundamentales para defender empleo estable y con derechos, una cobertura social y unos servicios públicos potentes", reiteró.