El alcalde de Outeiro de Rei (Lugo) alerta de las "consecuencias negativas" del cierre de la planta de Pascual

LUGO, 6 (EUROPA PRESS)

El alcalde de Outeiro de Rei (Lugo), José Pardo Lombao, alertó hoy de las "consecuencias negativas" que va a tener el cierre de la planta de Leche Pascual en este municipio, así como en la propia ciudad de Lugo y en la comarca de A Terra Chá. El regidor reconoció su preocupación por el futuro de los 155 trabajadores de la planta y por la situación del sector lácteo, del que aseguró que es "básico" y "muy importante" para su ayuntamiento.

En declaraciones a Europa Press, Pardo Lombao destacó "lo perjudicial" de esta decisión para un ámbito de producción que, según señaló, "está al borde de la quiebra". Así estimó que la planta de Outeiro de Rei tenía capacidad para producir unos 300.000 millones de litros anuales --250.000 millones según confirmaron a Europa Press fuentes del grupo lácteo--.

"Para el ayuntamiento y la comarca será muy perjudicial, porque se elimina la competencia de una empresa, con la consiguiente dificultad de cara al futuro de los ganaderos", insistió, tras subrayar el carácter fundamental de la producción láctea en muchos municipios lucenses.

Pardo Lombao admitió estar "sorprendido" con la decisión de la empresa y avanzó que va a mantener un encuentro con la dirección si bien no quiso anticipar "acontecimientos".

Por su parte, en la planta lucense de Pascual los trabajadores desarrollaron hoy su actividad con normalidad, a pesar del expediente de regulación de empleo (ERE) anunciado ayer y a la constancia de que ese proceso concluirá con el cierre de la factoría.

Representantes del comité de empresa aseguraron hoy no entender la decisión de la empresa, al considerar que, pese a la crisis que afecta al Grupo Leche Pascual, la planta había cumplido las previsiones de producción.

Los nueve integrantes del comité aguardarán a la reunión que mantendrán con la directiva de la empresa este viernes en Benavente, donde también estarán citados los representantes de los trabajadores de la planta de Aranda de Duero (Castilla y León). El comité de empresa trasladará el sábado a los trabajadores de Outeiro de Rei los resultados de las negociaciones con la empresa en una asamblea.

RESPONSABILIDADES POLÍTICAS

Por otra parte, el vicepresidente primero de la Diputación de Lugo y responsable comarcal del BNG, Antón Bao, consideró que el conselleiro de Medio Rural, Samuel Juárez, tiene una "enorme responsabilidad" en esta situación, al condenar que haya "reaccionado" ante la "grave situación de crisis" que padece el sector lácteo "en general" y en "casos puntuales" como el cierre inmediato de la planta de Leche Pascual en Outeiro de Rei.

Bao instó a la Xunta y en concreto a Medio Rural a que "aparezcan y digan algo" sobre los planes del Ejecutivo gallego respecto a la coyuntura del sector.

Sobre esta cuestión, el secretario provincial de CC.OO., Jesús Castro, lamentó la "filosofía" de Leche Pascual, al recordar que "no ha dejado entrar a los grandes sindicatos, en ninguna de las plantas de la empresa" y defienda que la única organización sindical sea la propia empresa.