El alcalde de Pozoblanco no dimitirá ni entregará su acta de concejal y asume su posible expulsión del PSOE

POZOBLANCO (CÓRDOBA), 17 (EUROPA PRESS)

El alcalde de Pozoblanco (Córdoba), el todavía socialista Benito García, a quien la dirección provincial del PSOE ha advertido de su posible expulsión del partido si no dimitía y entregaba su acta de concejal, ha decidido que no dimitirá y que tampoco renunciará a su acta de edil.

Según dijeron hoy a Europa Press fuentes de la Alcaldía pozoalbense, García no tenido necesidad de esperar para tomar tal decisión a que cumpla hoy el plazo de 24 horas que ayer le dio su partido para que dimitiera como alcalde y también dejara el Ayuntamiento, permitiendo así la entrada de un nuevo concejal socialista que, junto a los otros seis, nombraran un nuevo alcalde del PSOE con apoyo de los dos concejales de IU que, por ahora, forman parte de la oposición junto con seis concejales del PP y dos del PA.

Pero esta fórmula, la querida por el PSOE, no será por ahora posible, ya que García esta dispuesto a asumir la expulsión de su partido, que es la consecuencia final probable del expediente disciplinario por falta muy grave que ayer mismo acordó abrirle la ejecutiva provincial socialista, condicionando su tramitación a la postura que adoptara en 24 horas García, quien hoy dejó clara su disposición a "pasar a ser concejal no adscrito" a ningún grupo y que, además seguirá "ejerciendo como alcalde" y, ante esto, "que los demás actúen como consideren oportuno".

Con estas palabras García se refirió a cómo los concejales socialistas están dispuestos a formar un gobierno de coalición, sin él, con los concejales de IU y PA, aunque éstos últimos, según han manifestado públicamente, están más por la labor de apoyar la moción de censura que pueda llegar a presentar al PP, que también desea el apoyo de los dos ediles de IU, aunque éstos últimos también han expresado públicamente su predisposición a alcanzar un acuerdo de gobierno con el PSOE y no con el PP.

Teniendo en cuenta estas cábalas y sus correspondientes números, con ocho concejales que sumaría el bloque PSOE-IU y también ocho ediles que incluiría el bloque PP-PA, no es de extrañar que el PP crea posible que sea el propio alcalde quien incline la balanza en favor de populares y andalucistas, dado que es su propio partido el que no le quiere como alcalde, ni como concejal. De hecho, en el PSOE tampoco se descarta que pudiera darse esa situación, dado el comportamiento que hasta ahora ha tenido García.