El alcalde de Utrera reclama a la Junta la financiación del desvío del arroyo Calzas Anchas

UTRERA (SEVILLA), 23 (EUROPA PRESS)

El alcalde de Utrera (Sevilla), Francisco Jiménez (PA), ha acudido esta semana a la primera reunión de seguimiento y control del proyecto de desvío del arroyo Calzas Anchas, que se celebró en la sede de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), con la presencia de Juan Saura, director técnico de la CHG, y Francisco Tapia, director del proyecto del desvío del arroyo. Por parte del consistorio utrerano estuvieron presentes el director de Urbanismo, Cayetano Alberto Gallardo, y el arquitecto Manuel Lima, que serán los representantes del ayuntamiento en estas reuniones de seguimiento.

En el transcurso de la reunión, según un comunicado del Ayuntamiento, se dio cuenta del estado de las expropiaciones de terrenos en las zonas que se verán afectados por las obras que, según la Confederación Hidrográfica, "van a buen ritmo", por lo que se prevé que las obras del desvío puedan comenzar en el mes de junio.

Las obras han sido adjudicas a la UTE ACSA-Conacon por importe de nueve millones de euros, de los que el Ayuntamiento de Utrera tendrá que abonar el 30 por ciento, y se desarrollarán a lo largo de tres años contando con las partidas presupuestarias correspondientes para cada una de las tres anualidades.

Con relación a este asunto, el primer edil utrerano volvió a insistir en que "el PGOU de Utrera recoge que el proyecto del desvío del arroyo Calzas Anchas corresponde ejecutarlo a la Consejería de Obras Públicas de la Junta de Andalucía y que el ayuntamiento no debería estar haciendo frente a unos pagos que deberían ser responsabilidad de la Junta, Confederación y la Agencia Andaluza del Agua, que son los organismos que tienen las competencias transferidas en esta materia, sin contar con que los ayuntamientos no tenemos capacidad económica para afrontar obras de este tipo y, aún así, hemos sido los primeros en reservar el crédito correspondiente".

Estas reuniones de seguimiento se podrán mantener en cualquier momento, previa petición de alguna de las partes, celebrándose la próxima en fechas cercanas al comienzo de las obras en el mes de junio. La longitud total del desvío será de casi cuatro kilómetros y estarán acompañadas de unas medidas de acondicionamiento ambiental, como la creación de un paseo peatonal en la margen opuesta al camino de servicio y el diseño de plantaciones de árboles y arbustos, así como la hidrosiembra de los taludes definitivos.

El encauzamiento tendrá una sección en "U", variable según el tramo, con una base del canal que oscilará entre los seis y siete metros de anchura y los 3'3 a 4'5 metros de altura, según la pendiente de cada tramo. Para solucionar el cruce con las diversas infraestructuras viarias, se han diseñado también ocho obras de paso.