El Ayuntamiento destinará los 93 millones del Remanente de Tesorería de 2008 a pagar a proveedores

VALENCIA, 24 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Valencia acordó hoy, en el pleno ordinario correspondiente al mes de abril, destinar los 93 millones del Remanente Líquido de Tesorería contemplado en la liquidación del presupuesto de 2008 a gastos generales, con el fin de pagar a sus proveedores e inyectar liquidez en la sociedad.

Esta decisión, que contó con los votos a favor del PP y en contra los del PSPV, se adoptó tras ser aceptada una moción que el concejal de Hacienda, Silvestre Senent, presentó como alternativa a otra iniciativa planteada por el edil socialista Juan Ferrer que fue rechazada. Este último propuso la aprobación de "medidas de gasto en inversión para acelerar la salida de la crisis económica que afecta a los ciudadanos de Valencia" con el fin de "generar ocupación y paliar los efectos de la crisis en las familias".

Ferrer planteó con este objetivo que los cerca de 40 millones de euros de los 93 de Remanente de Tesorería de los que ya dispone el consistorio porque se han cobrado, se destinen a "ampliar el capítulo de inversiones" de 2009. Indicó que estos casi 40 millones son "dinero contante y sonante" que si se invirtiera en diferentes proyectos "generaría 2.148 puesto de trabajo" nuevos en la ciudad, a los que se sumarían "un 40 por ciento de inducidos".

El edil del PSPV destacó que esto contribuiría a reducir la tasa de crecimiento desempleo de la ciudad "en 28 puntos", con lo que pasaría del 72 por ciento al 44 por ciento, precisó. Consideró también que destinar ese dinero a crear empleo sería "la mejor aportación del Ayuntamiento" para lograrlo y reiteró que esa cantidad "no se destine a gastos generales sino a reducir el paro".

En respuesta a Juan Ferrer, Silvestre Senent indicó que "el Ayuntamiento de Valencia está haciendo un esfuerzo" para afrontar el "problema de falta de liquidez y del paro" y señaló que "es significativa la lucha" del consistorio "para afrontar la crisis". Tras ello, presentó una moción alternativa a del edil socialista con la que propuso que los casi 40 millones de euros con que se cuenta y el resto que se prevé cobrar hasta alcanzar los 93 millones de Remanente Líquido de Tesorería vayan a gasto generales para pagar facturas a los proveedores.

El concejal de Hacienda rechazó destinar esta cantidad a inversiones y manifestó que lo que el equipo municipal de gobierno quiere es "pagar e inyectar liquidez a todos los proveedores". "Es lo que se está haciendo y lo que seguiremos haciendo", señaló después de que Ferrer considerara que la moción alternativa a la suya planteaba "hacer algo que todos los años se hace, aplicar el Remanente de Tesorería a gastos generales".

El representante socialista indicó que con su alternativa lo que pretendía Senent era "no fotografiarse en contra de la creación de empleo" al rechazar la moción del PSPV. "No nos engañe con una cosa alternativa que está haciendo desde 2004", dijo Ferrer al concejal de Hacienda.

PLAN CONFIANZA

Por otro lado, en el pleno se rechazó, con los votos del PP, una moción del grupo municipal socialista, presentada por despacho extraordinario, en la que el PSPV planteaba un centenar de proyectos de mejora de la ciudad para ser financiados a través del Plan Especial de Apoyo a la Inversión Productiva en municipios de la Comunitat Valenciana 2009-2011, también conocido como Plan Confianza e impulsado por la Generalitat.

Con estos proyectos los socialistas, como explicó el edil Vicente González Móstoles, pretenden que los 163 millones de este fondo que corresponden a la capital valenciana se destinen a solventar su "déficit urbano", a rehabilitar el patrimonio y recuperar espacios públicos, a fomentar la movilidad y a generar "proyectos en stock". Entre las obras propuestas este concejal apuntó la construcción de diez escuelas infantiles municipales de 0 a 3 años y la creación de cinco pabellones escolares deportivos.

Asimismo, apuntó la adquisición de suelo para crear en el antiguo teatro Princesa un nuevo equipamiento municipal; impulsar la construcción de las piscinas de Eugenia Viñes (Balcón al Mar), la rehabilitación de diferentes alquerías y de antigua fábrica La Ceramo, la rehabilitación de El Cabanyal; la remodelación y creación de espacios públicos en entornos como la Plaza de la Reina y San Agustín, y la ampliación de los parques urbanos de Banicalap, Rambleta y Carolinas.

La portavoz del PSPV, Carmen Alborch, por su lado, mostró la voluntad de esta formación de "dialogar" y "debatir" en el pleno municipal y consensuar con el PP los proyectos que se financiarán con el Plan Confianza, al igual que propuso con los que se desarrollarán por medio del FEIL, recordó.

En respuesta a los representantes socialistas, el primer teniente de alcalde y portavoz del PP, Alfonso Grau, lamentó que Alborch criticara el pasado 16 de abril, por medio de una nota de prensa, al equipo municipal de gobierno y el Plan Confianza y que "luego, tienda la mano para pactar". Dijo también que las propuestas del PSPV son "precipitadas" y señaló que González Móstoles "plantea cosas que no hay por dónde cogerlas" y que "ya están consensuadas", como la rehabilitación de las naves de Macosa, precisó.

Asimismo, en el pleno se aprobó, con los votos a favor del PP y la abstención del PSPV una moción presentada por Alfonso Grau y el edil de Ordenación Urbana, Francisco Lledó, para "dejar sin efecto" el acuerdo plenario del pasado mes de noviembre por el que se delegó en la Generalitat la facultad expropiatoria referida a diversas parcelas de El Cabanyal incluidas por el Pepri de este barrio. El pleno concluyó con la lectura, por parte del concejal de Deportes, Cristóbal Grau, de la moción de toda la corporación local en rechazo a la violencia de género.