El edil que propició cambiar de alcalde invita a un ex compañero a ir al fiscal

  • Benalmádena (Málaga), 18 may (EFE).- La concejala del Grupo Mixto de Benalmádena María del Carmen Romero, que dejó el gobierno local y ha apoyado hoy la moción de censura del PP contra el PSOE, ha invitado a su ex compañero de partido Francisco Salido a ir a la Fiscalía tras sospechar sobre su cambio de postura.

Benalmádena (Málaga), 18 may (EFE).- La concejala del Grupo Mixto de Benalmádena María del Carmen Romero, que dejó el gobierno local y ha apoyado hoy la moción de censura del PP contra el PSOE, ha invitado a su ex compañero de partido Francisco Salido a ir a la Fiscalía tras sospechar sobre su cambio de postura.

Después de que Salido, portavoz del Grupo Mixto, reprochara a Romero que "se olvidara de principios éticos al unirse a partidos que rechazaba" y sospechara que "existen promesas, sin poder asegurar que sean económicas, y que hayan contribuido a este cambio", ella ha dicho a los periodistas que debe ir al ministerio público "en vez de mandar mensajes que coaccionen mi voluntad".

Tras el pleno de la moción de censura donde la portavoz de IU, Elena Benítez, ha asegurado además que Carmen Romero "ha dado el gobierno a los que intentaron comprarla", la edil aludida ha anunciado que ejercitará las acciones judiciales que le asisten.

Esta concejala -elegida en su día por el grupo "Movimiento por Benalmádena" (MpB), que dejó más tarde para pasar al Grupo Mixto al igual que Salido- añade que "parece que perder no sienta bien y hay que buscar siempre un motivo" y defiende que lo que ha hecho "ha sido legitimo".

De Francisco Salido indica que "si tiene sospecha", acuda a la Fiscalía, "que es lo que tiene que hacer, en vez de dedicarse a mandar mensajes que coaccionen y amedrenten" su voluntad.

Romero justifica que dejara el gobierno y respaldara la moción de censura en que el ejecutivo saliente que encabezaba como alcalde Javier Carnero (PSOE) -con apoyo de IU y ediles del Grupo Mixto- "no era un gobierno, sino un desgobierno; había 13 reinos de taifas y además había concejales de segunda categoría y de primera".

"No estaba dispuesta a ser concejala de segunda categoría, ya que se hacía lo que decían tres personas y los demás éramos ignorados; no se nos dejaba trabajar, ni siquiera se nos respetaba las concejalías que el alcalde nos dio a cada uno", ha destacado, tras comentar que ahora espera ser una edil "de primera" y un reparto de tareas "con equidad, no como se hizo anteriormente" con ella.

Ha sido delegada de Turismo, Residentes Extranjeros, Residuos Sólidos y Consumo en el ejecutivo saliente.

Pese a que inicialmente se dijo que estaba afiliada al PP desde hace años, ella ha precisado que no ha sido militante, sino simpatizante y que no tiene intención por ahora de afiliarse.

Ha negado haber denunciado presiones económicas del PP; pide que quien tenga una cinta que recoja tales afirmación, la enseñe y añade que "si Francisco Salido siempre ha pensado que ha hablado por boca de todo el mundo, está muy equivocado; hablo por mi misma y lo he demostrado en este pleno".

Señala que la última semana estuvo "llena de coacciones, intimidando y muchas presiones", aunque explica que por mucho que le hayan podido amenazar, "miedo no he sentido en ningún momento".