El juez del caso de espionaje rechaza investigar la denuncia de Cobo por no tener relación con la de González

MADRID, 31 (EUROPA PRESS) El juez de Instrucción número 47 de Madrid, José Sierra, que instruye el 'caso de espionaje', ha rechazado investigar una denuncia interpuesta el pasado 21 de enero por el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, por los supuestos seguimientos que sufrió en abril de 2008, informó hoy el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). El magistrado esgrime en un auto que los hechos denunciados no guardan relación con la causa en la que investiga las supuestas vigilancias sufridas por el vicepresidente del Gobierno regional, Ignacio González. Cobo presentó el 21 de enero una denuncia que recayó en el Juzgado de Instrucción número 5 de Madrid, al margen de la que investiga la Fiscalía de Madrid. Su titular acordó inhibirse a favor del juez Sierra con la idea de acumular la denuncia al procedimiento que sigue por los delitos de revelación de secretos y descubrimiento por el supuesto espionaje a González y al gerente del Canal de Isabel II, Ildefonso de Miguel. En un auto, el juez Sierra rechaza la inhibición al entender que él debería ser el encargado de conocer el escrito de Cobo porque carece de relación con la del vicepresidente "tanto por contenido como por las personas afectadas, además de por el tiempo de los hechos objeto de las actuaciones". Según el magistrado, "hasta el momento, ni por los documentos obrantes, ni por las declaraciones de los agraviados, ni por las declaraciones de los testigos que han que han declarado ante el juzgado, puede desprenderse relación entre ambas actuaciones". En su denuncia, el vicealcalde aportó fragmentos de informaciones publicadas en el diario 'El País', como la del 10 de febrero, sobre la realización de unos informes caligráficos "que concluyen que los partes de seguimiento al vicealcalde corresponden al técnico de la dirección general de Seguridad de la Consejería de Interior y, en concreto, a José Manuel Pinto Serrano". DILIGENCIAS DE LA FISCALÍA Entretanto, la Fiscalía de Madrid sigue adelante con la investigación tanto de la denuncia de Cobo como la del ex consejero de Justicia Alfredo Prada. El departamento que dirige Manuel Moix está practicando una serie de diligencias para dirimir quién está detrás de estos supuestos seguimientos. En su primera denuncia, Cobo argumentó que de la información publicada por 'El País' se desprendía tanto una intromisión ilegítima en su intimidad y su propia imagen, al montar "un dispositivo de seguimiento con el fin de descubrir contactos y encuentros privados que pudieran dar información utilizable por la Consejería de Interior de la Comunidad de Madrid". Según Cobo, esta información guardaría relación con "el encargo directo a asesores contratados por la misma, pagados, por tanto, con fondos públicos, para la ejecución personal de tal irregular cometido, con intenciones que no se alcanzan a comprender al exceder el ámbito competencial de tal Administración Pública".