El nuevo alcalde de Córdoba apuesta por reforzar junto al Estado la cooperación internacional con África

CÓRDOBA, 7 (EUROPA PRESS)

El desde hoy nuevo alcalde de Córdoba, Andrés Ocaña (IU), manifestó hoy la disposición del gobierno municipal que preside a reforzar, en colaboración con el Estado, su actividad en el ámbito de la cooperación internacional, especialmente con el continente africano.

En declaraciones a los periodistas, Ocaña hizo este anuncio tras recibir en el Ayuntamiento de Córdoba la primera visita institucional de su mandato como alcalde de la ciudad, en concreto la de la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Soraya Rodríguez, quien ofrece hoy en el Palacio de Orive, sede del Área de Cultura del Consistorio, una conferencia para explicar a responsables municipales y organizaciones sociales andaluzas las líneas maestras del nuevo Plan Director de la Cooperación Internacional, que estará vigente hasta 2012.

Al respecto de lo tratado en la reunión previa con él, Ocaña consideró "un placer" el hecho de que su primera actividad como alcalde haya sido la entrevista con la secretaria de Estado de Cooperación, ya que, "si por algo se ha caracterizado Córdoba desde hace muchos años es por ser una ciudad muy solidaria, con una intervención de la sociedad civil muy potente en cuanto a proyectos de cooperación, en la que su Ayuntamiento supo dar un paso adelante en cuanto ser de las primeras ciudades de España en destinar el 0,7 por ciento de su presupuesto consolidado" a cooperación internacional.

Del encuentro de hoy, según destacó el alcalde cordobés, "han surgido, además, otras posibilidades de cooperación" entre el Estado y el Ayuntamiento, en relación con los programas de cooperación directos "y a través de diferentes colectivos de la ciudad" que desarrolla ya el Consistorio, en cuanto a "afianzarlos y convertirlos en programas más estables y de mayor calado", lo que implicará el establecimiento de "contactos" entre la Concejalía de Cooperación y la Secretaría de Estado de Cooperación, para, "en colaboración, desarrollar esos programas".

Por su parte, la titular de Cooperación Internacional del Ejecutivo central, Soraya Rodríguez, señaló que el nuevo Plan Director de la Cooperación Internacional que, "en un contexto internacional de crisis económica global, sigue manteniendo y reafirma el compromiso del 0,7 por ciento, ampliándolo a áreas geográficas donde la cooperación española no ha estado tan presente, en este caso África", como sí lo hace en Hispanoamérica, donde "España es el primer donante, incluso por delante del resto de la Unión Europea (UE) en su conjunto".

Rodríguez, quien alabó el compromiso "económico" y "político" del Ayuntamiento de Córdoba en materia de cooperación internacional, subrayó y agradeció también "el compromiso" que, junto al Estado, asume ahora el Consistorio cordobés "de afrontar el reto de hacer cooperación en África", habiendo tratado hoy, precisamente, sobre "la posibilidad de poder trabajar conjuntamente y de ver que nuevos proyectos en el continente africano tiene el Ayuntamiento y cómo colaborar al respecto".

PLAN DIRECTOR

Respecto al citado Plan Director, aprobado por el Consejo de Ministros el pasado febrero, Rodríguez detalló que el documento subraya el papel clave de la cooperación descentralizada en el apoyo a la institucionalidad democrática y el fortalecimiento de la gobernabilidad local.

En este sentido, Rodríguez recordó que Andalucía es la primera región en Europa en volumen de fondos destinados a la cooperación internacional al desarrollo, pues, en 2008, la cifra destinada por los ayuntamientos y diputaciones andaluzas ascendió a 20 millones de euros, situándose a la cabeza en la aportación de fondos municipales en España. Estos recursos, sumados a los del Gobierno autonómico, alcanzaron la cantidad de 130 millones de euros.

Por otro lado, la secretaria de Estado de Cooperación Internacional indicó que España se sitúa entre los países que más se acerca al cumplimiento de las recomendaciones de Naciones Unidas para alcanzar el 0,7 por ciento del PIB dedicado a la ayuda a los países desfavorecidos, un compromiso que el Gobierno español se ha propuesto lograr para 2012, antes que lo previsto por la UE, que ha fijado para ello el año 2015.