El PP incide en las "claras contradicciones" de la declaración del alcalde por el caso 'Unidad'

Bueno incide en la "paz forzada" entre Monteseirín y Viera y niega que el PP esté a favor de un pacto de silencio

SEVILLA, 19 (EUROPA PRESS)

El PP de Sevilla ofreció hoy su valoración sobre la declaración en el día de ayer del alcalde de la capital hispalense, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), ante el Juzgado de Instrucción número 14 por las irregularidades detectadas en la justificación de subvenciones a la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos 'Unidad', señalando las "claras contradicciones" en las que, a juicio de la formación, incurrió el regidor.

Éstas fueron desgranadas en una rueda de prensa ofrecida por el secretario general del PP sevillano, Juan Bueno, y el vicesecretario general de la agrupación y concejal popular en el Consistorio de Sevilla, Beltrán Pérez, que abundó al señalar la importancia de este caso, que investiga una "macrofinanciación irregular" a un colectivo vecinal y el "desvío masivo" de fondos de subvenciones a otros fines.

Monteseirín perdió, según Pérez, una "gran oportunidad" de colaborar con la Justicia y "haber ganado una batalla no al PP, sino a la corrupción", refiriéndose a "un delito del cual el alcalde es el autor intelectual, responsable directo y beneficiario".

Así, el edil popular indicó, sobre la falta de información aducida por el regidor hispalense del caso, que éste fue denunciado hace varios años, y que los populares han introducido por vía oficial preguntas propuestas de investigación sobre el particular, sin que el equipo de gobierno accediera. "En aquel entonces parece que no estaba bien colaborar con la Justicia", dijo.

Sobre las afirmaciones del alcalde de no haber ordenado investigar el fax aportado por el PP por no haber dado "crédito" al grupo, Pérez recordó que las actuaciones del juez y el informe de la Policía Judicial respaldan la versión de la autenticidad del documento.

EL ALCALDE "NO PUEDE CENTRARSE EN GOBERNAR"

Asimismo, y a la versión de que "no se acordaba" de la compatibilidad de cargos de confianza entre Ayuntamiento y Diputación, incidió en los casos de Manuel Gómez Lobo --responsable de 'Unidad' y, posteriormente, edil socialista-- y Domingo Enrique Castaños, que ha sido secretario de 'Unidad', asesor del PSOE municipal, director de área con Gómez Lobo y miembro del Consejo de Administración y la Comisión Ejecutiva de Mercasevilla.

Por último, el vicesecretario general del PP de Sevilla recalcó que el interventor municipal, "alguien que no se juega nada desde el punto de vista político", declaró ayer, en calidad de testigo, que a la Intervención "nunca" se le ordenó investigar el caso, mientras que Monteseirín "virtió la responsabilidad sobre la Intervención" al señalar que en todo caso se hizo lo que consideró este organismo.

De esta forma, objetó a la argumentación del regidor de llevar el caso al Tribunal de Cuentas que "ello se llevó a cabo por la denuncia del PP" y que cree "mil veces" por encima del alcalde la versión del interventor.

Por lo demás, Pérez lamentó el hecho de que el alcalde no pueda "centrarse en gobernar" al estar implicado en casos como las facturas falsas del Distrito Macarena, las irregularidades de 'Unidad' o el caso Mercasevilla. "Es el responsable último de una trama de corrupción, y ha perdido el respeto a la opinión pública y a los juzgados", afirmó.

"ESTADO DE NERVIOS" DEL PSOE

De su lado, Juan Bueno valoró la reunión que el secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera, aseguró haber mantenido recientemente con el presidente del PP de Sevilla, José Luis Sanz, y el portavoz del PP en el Consistorio hispalense, Juan Ignacio Zoido, afirmación que atribuyó al "estado de nervios" del PSOE por "intentar tapar la corrupción", ya que ello "hace confundir a Viera reuniones oficiales con cafés con compañeros del Parlamento".

Y es que, según Bueno, el PP "nunca estará presente en una reunión donde el principal punto del orden del día sea un pacto de silencio, pues donde haya un presunto caso de corrupción el PP siempre estará presente". "Absolutamente nadie, y menos el secretario de un partido con alcaldes inhabilitados o declarando en los juzgados, le dice al PP cuáles son las normas de obligado cumplimiento", agregó, apostillando que Viera y Monteseirín han firmado una "paz forzada" para "resguardarse".