El PP presentará una moción de censura en Benalmádena con el apoyo de 13 concejales para desbancar al PSOE

MÁLAGA, 5 (EUROPA PRESS)

El PP presentará mañana una moción de censura en el Ayuntamiento de Benalmádena (Málaga) con el apoyo de sus cuatro concejales, cuatro del Grupo Independiente de Benalmádena (GIB), dos de Iniciativa Democrática de Benalmádena (IDB) uno de Movimiento por Benalmádena (MpB), uno del grupo mixto y un no adscrito, con el objetivo de desbancar al alcalde socialista Javier Carnero, ya que "su falta de iniciativa ha provocado que el municipio se atasque".

"Era necesario dar este paso para reconducir Benalmádena a la senda del progreso, para lo que proponemos al presidente del PP local, Enrique Moya, como alcalde para liderar un proyecto mejor para el municipio costero", indicó hoy en rueda de prensa el presidente del PP de Málaga, Elías Bendodo.

En este sentido, señaló que los 13 concejales que han firmado la moción de censura representan más del 56 por ciento de los votos en las elecciones municipales de 2007. La iniciativa será registrada mañana en el Ayuntamiento, por lo que se establecen diez días hábiles para convocar un pleno donde se hará efectiva.

"Si alguien pensaba que el centroderecha en Benalmádena iba a estar desunido siempre, se equivocaba", expresó el dirigente popular, que añadió que la moción responde a "un clamor de los vecinos y de distintas asociaciones, que piden que Benalmádena vuelva a tener el peso que ha perdido en estos dos años".

Asimismo, apuntó que los objetivos planteados por estos 13 concejales pasan por recuperar una gestión municipal eficaz, un ayuntamiento que gobierne "sin sectarismos", que vuelva a aparecer en el panorama turístico y que se mejoren las cuestiones relacionadas con la seguridad, la calidad de las playas y el protagonismo de los ciudadanos en el municipio.

Por su parte, el candidato a la alcaldía por el PP, Enrique Moya, afirmó que durante estos dos años "hemos ejercido una oposición respetuosa, pero ha llegado el momento de hacer algo ante la incapacidad total de gestión por parte del gobierno socialista", a lo que añadió que este acuerdo entre los 13 concejales "se viene gestando desde hace tiempo, ya que el 6 de marzo se produjo una fusión entre los concejales del PP, cuatro del GIB y un no adscrito".

Para sacar adelante la moción, ha sido necesario el apoyo de una segunda fuerza política a este primer acuerdo, que en esta ocasión ha sido IDB, liderada por el ex popular Jesús Forte, así como el apoyo de José de Nieto, que pertenecía anteriormente al GIB, y de Carmen Romero, que actualmente forma parte del equipo de gobierno desde el grupo mixto.

"Estos dos años hemos tenido un equipo de gobierno socialista que ha falseado cuentas para que pareciesen más saneadas y que ha protagonizado una parálisis generalizada de proyectos importantes para el municipio", aseguró Fortes, que insistió en que participa en la moción como grupo independiente.

Actualmente, el PSOE gobierna en el Ayuntamiento de Benalmádena después de haber obtenido siete concejales en las elecciones municipales de 2007, junto a los tres ediles de IU y Romero como integrante del grupo mixto.

MANCOMUNIDAD

Respecto a la posibilidad de que el resultado de esta moción conllevase algún cambio en la presidencia de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental, Bendodo aseguró que con los representantes que cuenta actualmente el PP --diez en el caso de que Moya fuese elegido alcalde de Benalmádena-- "no es suficiente para provocar el cambio".

No obstante, afirmó que "hoy estamos aquí, y durante los próximos días veremos que pasa con la Mancomunidad, ya que hay de por medio varios partidos independientes, pero aún no hemos iniciado ningún tipo de contacto".

Actualmente, la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental está compuesta por ocho representantes del PP, seis de Izquierda Unida, cinco del PSOE y tres de independientes de Ojén y Manilva.

Este organismo provincial está compuesto por 22 representantes de los municipios costasoleños, estando la mayoría absoluta fijada en 12. Así, si la moción de censura de Benalmádena prosperase, los socialistas se quedarían con cuatro representantes y la coalición de izquierdas con cinco, frente a los diez del PP. Sin embargo, cualquier cambio estará condicionado a los acuerdos que se alcancen, teniendo en cuenta a los tres representantes independientes.

De hecho, el gobierno mancomunado está conformado por la presidencia, en manos de Juan Sánchez (IU), ex alcalde de Casares, que renunció hace escasas semanas a su puesto para centrarse precisamente en este órgano. Mientras tanto, los vicepresidentes son el regidor de Torremolinos, Pedro Fernández Montes (PP), y el de Mijas, Antonio Sánchez (PSOE).

Desde el PP indicaron a Europa Press que los ciudadanos de los municipios gobernados por su partido "no están todo lo bien de representados" que quisieran, aunque eludieron hablar aún de posibles cambios, ya que tendrán que ser negociados. En este mismo sentido, fuentes de la Mancomunidad precisaron que si la moción de censura prosperase, los populares se quedarían con diez representantes, dos menos de la mayoría absoluta; frente a los nueve que sumarían PSOE e IU, de ahí que cualquier modificación en esta institución estaría supeditada a posibles acuerdos con los independientes.