El PSPV exige que se abra un plazo excepcional para pedir la instalación de mesas y sillas en la vía pública

VALENCIA, 23 (EUROPA PRESS)

El grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Valencia exigió hoy que se abra un plazo excepcional e improrrogable de 15 días para solicitar licencia de instalación de mesas y sillas en la vía pública de la ciudad por parte de los titulares de establecimientos de hostelería, según informaron en un comunicado fuentes del PSPV.

Asimismo, indicaron que el grupo socialista presentará en el próximo pleno del consistorio una moción al respecto. En esta propuesta, el PSPV también pedirá que el nuevo plazo se comunique a todos los establecimientos susceptibles de solicitar la licencia.

El concejal socialista Rafael Rubio criticó que el Ayuntamiento de Valencia "ha interpretado la contradicción entre la nueva y la vieja ordenanza de una forma que perjudica a los hosteleros". Desde el PSPV comentaron que algunas solicitudes de licencia para la instalación de mesas y sillas por parte de establecimientos de hostelería en la vía pública han sido denegadas por haberse presentado fuera del plazo establecido en la antigua ordenanza de mesas y sillas, que estuvo en vigor hasta su sustitución el 30 de enero de 2009.

Los plazos que marcaba la anterior solicitud eran del 1 de octubre al 30 de noviembre, apuntaron, al tiempo que señalaron que la regulación contenida en la nueva ordenanza no contempla ese requisito, ya que establece una renovación automática. Esta renovación tendrá lugar siempre que no se produzcan modificaciones espaciales en el local o que el propietario exprese su voluntad de que no se renueve.

Rafael Rubio consideró que es "una paradoja" que mientras la ordenanza se cambia por poco eficiente, algunos establecimientos "que por las razones que sean" no solicitaron la licencia en los plazos exigidos por la anterior norma "queden desprovistos de un importante volumen de negocio". Eso tiene "una repercusión negativa en el empleo durante todo el año 2010", señaló, y apuntó que ello se debe "a la aplicación de una norma que la propia corporación, por unanimidad, ha derogado, con buen criterio".

El edil afirmó que "en este sentido, nos encontramos ante una doble excepcionalidad". Aseveró, al respecto, que "por una parte, padecemos una profunda y grave crisis económica que está generando una gran cantidad de desempleo" y, por otra, "la normativa sobre la instalación de mesas y sillas vigente contempla la renovación automática de la licencia".

Añadió que esa doble excepcionalidad "exige una respuesta" que sea "también excepcional", por parte de la corporación local, ya que "de la propuesta que presenta el PSPV sólo se derivan beneficios y ningún perjuicio para los intereses públicos ni privados", resaltó.