El PSPV reclama al Ayuntamiento que ingrese 38 millones a la EMT para evitar la disolución de la compañía

Cree que el consistorio pretende "no dar solución" a la situación financiera de la empresa municipal para poder privatizarla

VALENCIA, 20 (EUROPA PRESS)

El concejal del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Valencia Juan Ferrer reclamó hoy al consistorio que ingrese 38 millones de euros en la Empresa Municipal de Transportes (EMT) para paliar la situación de fondos propios negativos que registra la compañía y evitar su disolución, según informaron fuentes del PSPV en un comunicado.

Asimismo, afirmó que su partido tiene la "sospecha" de que el Ayuntamiento pretende "no dar solución" a la situación financiera de esta empresa municipal "para poder privatizarla a partir del 31 de diciembre de 2014".

Ferrer ofreció hoy una rueda de prensa en la que informó del requerimiento que ha presentado para remitir al Consejo de Administración de la EMT, del que forma parte junto al también edil socialista José Luis Ábalos, con el fin de que este órgano convoque de forma "urgente" una Junta General de Accionistas que solucione la "grave situación financiera" de la entidad pues de lo contrario, y de acuerdo a la Ley de Sociedades Anónimas, se debería proceder a su disolución.

El representante socialista recordó, en este sentido, que la Junta General celebrada en mayo de 2008 ya acordó que el socio único de la compañía, el Ayuntamiento de Valencia, transfiriera a la EMT 18.625.630 euros, la cantidad a la que entonces ascendían los fondos propios negativos de la entidad, es decir, la diferencia entre lo que debe la empresa y su capital social. Además, reveló que si la entidad se hubiese acogido al contrato-programa ofrecido por el Gobierno, la EMT hubiera recibido más de 260.000 euros.

Sin embargo, explicó que el acuerdo nunca llegó a materializarse, por lo que las pérdidas registradas durante el resto del año, unidas a las acumuladas de años anteriores, han dado lugar a una situación de recursos propios negativos de 38.686.804 euros, de acuerdo con el balance de situación de la empresa a fecha de 31 de diciembre de 2008, explicó. Ferrer destacó que "crecieron las pérdidas sin cubrir las anteriores".

A este respecto, el edil sostuvo que, de acuerdo a la ley, sólo existen tres soluciones que son la disolución, la ampliación de capital y la transferencia. Esta última es la medida por la que se inclinó. Asimismo, señaló que, si no se remedia, la situación empeorará todavía más en lo que queda de año como consecuencia de la acumulación de 38,6 millones a las pérdidas que se generaran en lo que resta de ejercicio.

El concejal aseveró que de los 61.400.000 euros de aportación municipal a la EMT que el Ayuntamiento presupuestó en sus cuentas de 2009, ya se han transferido a la empresa, en los cuatro primeros meses del año, 37.713.000 euros, por lo que la compañía deberá afrontar los ocho meses restantes con sólo 23.687.000, dijo.

SIN FONDOS PARA LOS ÚLTIMOS 4 MESES

Juan Ferrer consideró que dicha cantidad se agotará en agosto y que la empresa no dispondrá de fondos para los cuatro últimos meses del año, lo que, a razón de seis millones de gastos por mes, arrojará unas pérdidas suplementarias de 24 millones, a sumar a los 38,6 millones a los que ya ascienden los fondos propios negativos, advirtió.

"Ante esta situación, el PP cierra los ojos y esconde la cabeza bajo tierra", afirmó el representante socialista, quien recordó que si la Generalitat hubiese firmado con el Gobierno central el contrato-programa para el transporte público del área metropolitana de Valencia, la situación financiera de la EMT sería "diferente".

Además, agregó que los Presupuestos Generales del Estado han consignado desde 2009 una cantidad anual que oscila entre 36,4 y 38 millones para el contrato-programa. En total, y durante los últimos seis presupuestos, el Gobierno preveía destinar 223.339.380 euros al transporte público en el área metropolitana, con la única condición de que la Generalitat aportase la misma cantidad.

De haber sido así, añadió, la Entidad Pública de Transporte hubiese recibido en los últimos seis ejercicios 446.678.760 euros, de los que 268.007.256 hubiesen ido a parar a la EMT, cantidad equivalente al 60 por ciento de pasajeros que asume la compañía. Apuntó que así el consistorio ha aportado en los últimos seis años a la EMT 277.272.914 euros, y que la necesidad de financiación de la compañía en este tiempo hubiera sido, si se hubiese firmado el contrato programa, de sólo 84.580.079 euros. El Ayuntamiento se hubiese ahorrado 192.692.835 euros si hubiese logrado que la Generalitat firmara el acuerdo. "Que la alcaldesa sea amiga del presidente imputado --afirmó en alusión al jefe del Consell, Francisco Camps-- ha costado a las arcas municipales 192,5 millones de euros", lamentó Ferrer.

Asimismo, el edil reiteró su "sospecha" de que "existe una voluntad deliberada de gestionar mal la empresa y de no darle solución para poder privatizarla a partir del 31 de diciembre de 2014", cuando vence el plazo de duración de la compañía contemplado en los estatutos de la EMT.