ELA censura la "tremenda irresponsabilidad" de ayuntamientos y Diputación en el conflicto de las residencias de mayores

Muestra su voluntad negociadora y exige eliminar escalas salariales con incrementos de 400 euros mensuales para el personal subcontratado

SAN SEBASTIAN, 24 (EUROPA PRESS)

La responsable de ELA en el sector Socio Sanitario, Idoia Elustondo, Idoia Elustondo, denunció hoy la actitud de "tremenda irresponsabilidad" que los ayuntamientos y la Diputación de Gipuzkoa están manteniendo en el "conflicto" de las residencias de mayores del territorio, en total 67 que emplean a unas 3.000 personas, en su mayoría mujeres, por la "privatización del servicio". Además, reiteró la voluntad "negociadora" de ELA y pidió a las partes implicadas que "asuman sus responsabilidades" para lograr un nuevo convenio.

En una rueda de prensa en San Sebastián, Elustondo, acompañada de la delegadas de ELA en el geriátrico SanMarkosene de Errenteria y en la residencia Egogain de Eibar, el único centro de titularidad foral, Kontxi Pereira y Aitziber Fernández, respectivamente, denunció que Diputación y ayuntamientos han tomado la decisión, "sin fisuras", de privatizar los Servicios Sociales y, por ello, tachó de "tremenda irresponsabilidad" que se "desentiendan" del "conflicto" que afecta a las 67 residencias de mayores del territorio, en su mayoría concertadas y de las que 17 son de titularidad municipal.

Al respecto consideró que el cambio de titularidad de esas residencias ahora gestionadas por los ayuntamientos de manera que pasen a manos de la Diputación, como reclamó esta misma semana el presidente de Eudel, Jokin Bildarratz, "no resolverá el problema". En este sentido, reiteró que ayuntamientos y Diputación en lugar de "garantizar servicios sociales públicos, universales y de calidad" han optado por dejarlos "en manos privadas, en beneficio de la clase empresarial y en perjuicio del propio servicio".

En lo que a las residencias municipales se refiere, Elustondo denunció que Bildarratz, alcalde de Tolosa, tiene "un claro ejemplo del problema" en su propio municipio, cuya residencia municipal, Yurreamendi, cuenta con "una doble escala salarial", puesto que las trabajadoras subcontratadas "ganan 6.000 euros anuales menos que las de la propia residencia". "Son 100 las mujeres trabajadoras de la subcontrata Zu eta Biok discriminadas", criticó.

Por otro lado, censuró que el convenio de residencias provincial, cuya vigencia expiró el pasado mes de diciembre, "no se ajusta a las necesidades" de los trabajadores del sector, en su mayoría mujeres, y carece de "cláusula de subrogación". Además, señaló que la Diputación de Gipuzkoa "incumple los ratios de personal que establece", ya que las empresas que dirigen las residencias concertadas "utilizan criterios economicistas a la hora de gestionar sus plantillas", que ya de por sí se enfrentan a un "absentismo laboral alto" y a "fuertes cargas de trabajo".

"Hablamos de auxiliares de clínica o cuidadoras que suministran la medicación a los usuarios, practica terminantemente prohibida en su profesión; y del turno de noche con una única cuidadora en toda la residencia, entre otras cuestiones", destacó.

Respecto a los paros que se vienen llevando a cabo desde febrero convocados por ELA en diversas residencias de mayores del territorio, concretamente en la actualidad en ocho, Elustondo reconoció que están "agravando aún más" la situación habitual que padecen estos centros, en las condiciones anteriormente citadas, y dejando "al descubierto las carencias". No obstante, aseguró que no se descarta endurecer estas medidas si no se retoma la negociación del Convenio provincial que Adegi "rompió el pasado 17 de marzo".

CONVENIO "A LA BAJA"

Tras señalar que el primer Convenio provincial del sector, negociado por la Diputación "en la sombra", fue "claramente a la baja y sin derecho a subrogación", lamentó que tras seis meses de negociaciones la patronal apenas ha presentado una "miserable oferta de incremento del IPC, un 1,4 por ciento" sin abordar "ni la subrogación, ni las jornadas, calendario laboral, bajas, o ratios de atención".

Al respecto consideró que, además, la institución foral "sigue negando su responsabilidad e interlocución" en el citado Convenio mientras "sigue privatizando los servicios, financiándolos en un 95 por ciento y dejando la marcha de la negociación en manos de las asociaciones empresariales".

Finalmente, Elustondo reiteró la "voluntad negociadora" de ELA y pidió a todas las partes implicadas en este conflicto que "asuman sus responsabilidades para dar una solución satisfactoria al mismo", la cual, a su juicio, pasaría por la homologación de los trabajadores de las residencias subcontratados al los de la Diputación y que supondría un incremento salarial de unos 400 euros mensuales que podría darse "progresivamente".