Firmantes de la moción de censura de Benalmádena piden seguridad en el pleno y critican las "amenazas" sufridas

El candidato a la Alcaldía se muestra convencido de que la medida saldrá adelante y dice que reducirán los cargos de confianza

MÁLAGA, 15 (EUROPA PRESS)

Los trece firmantes de la moción de censura en el Ayuntamiento de Benalmádena (Málaga) solicitaron hoy que se garantice la seguridad en el pleno de votación de esta medida, que se celebrará el próximo lunes a las 12.00 horas en el Consistorio. Además, criticaron las "amenazas y coacciones" sufridas durante esta semana y el comportamiento de los miembros del actual equipo de gobierno.

El candidato a la Alcaldía del municipio, el popular Enrique Moya, leyó un manifiesto de repulsa a los últimos incidentes. Así, señaló que existe la posibilidad de que se produzcan incidentes en la sesión plenaria, a pesar de que se han enviado comunicaciones solicitando medidas preventivas tanto al alcalde y edil de Seguridad Ciudadana, Javier Carnero (PSOE), como a la Policía Municipal, y al subdelegado del Gobierno central en Málaga, Hilario López Luna.

Criticó el comportamiento tanto del equipo de gobierno actual como de las organizaciones que "éste controla a golpe de subvención desde el Ayuntamiento y desde la Junta de Andalucía"; y negó que en la "concentración" ciudadana de ayer ante las puertas del Consistorio se congregaran alrededor de 3.000 personas. "Fueron 1.000, siendo generosos, pero si hubieran sido 3.000 es un fracaso porque hablamos de 60.000 habitantes censados, aunque viven en el pueblo 90.000", aseveró.

Moya se mostró convencido de que los 13 firmantes de la moción de censura, que estuvieron presentes hoy en la lectura del manifiesto, votarán a favor del cambio de gobierno. Además, consideró que el acuerdo alcanzado entre ellos "es tan democrático y legal como el que alcanzó el actual alcalde".

Así, concretó que la votación será nominativa, es decir, que cada edil de la corporación será llamado por orden alfabético y se le preguntará si apoya o no esta medida que supondrá la llegada al Ejecutivo local de los concejales del PP, Grupo Independiente de Benalmádena (GIB), Iniciativa Democrática por Benalmádena (IDB) y Movimiento por Benalmádena (MpB).

Denunció las "amenazas, coacciones e insultos" recibidas por los firmantes desde que se registrara la moción de censura el pasado 6 de mayo. "Ha habido mensajes de móvil, folletos, pintadas, intentos de actos vandálicos al negocio de un edil y automóviles con megafonía lanzando mensajes injuriosos", manifestó, y señaló que estos últimos han sido autorizados por el propio Carnero. Además, indicó que a pesar de la "tensión" de la semana los 13 ediles se han unido más y están "deseando" que llegue el lunes a mediodía.

"Se equivocan los instigadores de la campaña de acoso porque los aquí presentes estaremos en ese pleno y votaremos en él de acuerdo con lo que nuestra responsabilidad política nos exige", aseveró, al tiempo que añadió que el cambio en Benalmádena, además de "oportuno", es "indispensable para devolver el sentido democrático a la labor diaria y para corregir el rumbo equivocado actual".

MEDIDAS

En caso de que prospere la moción de censura el lunes próximo, el candidato popular anunció que se pondrán a trabajar "desde ese momento". Así, anunció que reducirán el número de cargos de confianza, "desbloquearán" el problema de Pueblosol y "agilizarán" las obras municipales.

Indicó que desde mediados de los años 80 Benalmádena "es una referencia de calidad en la Costa del Sol y aunque ha habido avances queda mucho por hacer, tanto en urbanismo como en atención social, comercio o movilidad".

Moya garantizó a los ciudadanos que el nuevo equipo de gobierno si prospera la moción "dirigirá el municipio desde el más absoluto respeto a las prácticas democráticas y lo hará sin revanchismos de ningún tipo".