Francisco Camps y Ricardo Costa, imputados por la trama Gürtel

MADRID (Reuters) - El presidente valenciano Francisco Camps, y su número dos en el PP de la región, Ricardo Costa, han sido imputados por el Tribunal Superior de Justicia de Valencia por la trama de corrupción del "caso Gürtel", informó el jueves el tribunal.

Camps, político muy próximo al presidente del principal partido de la oposición, Mariano Rajoy, tendrá que responder ante el juez del delito de cohecho que ya apreció el magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, q que comenzó a instruir la causa antes de remitírsela al tribunal valenciano.

"Por fin tengo la oportunidad de explicar en sede judical exactamente lo que tengo que explicar, y estoy completamente convencido de que esto terminará, si Dios quiere, muy pronto y muy bien", declaró el líder valenciano tras conocer su imputación a un grupo de periodistas a su llegada a un acto en Castellón.

Según Garzón, Camps y Costa habrían recibido pagos en especie, trajes de tiendas de lujo por parte de la red del empresario Francisco Correa, que supuestamente pagaba a cargos públicos por obtener favores empresariales.

De las investigaciones dirigidas por Garzón se desprende que el PP de la Comunidad Valenciana recibió 420.000 euros por favorecer a una empresa de Correa.

El TSJV cita a declarar el 19 de mayo a Camps y Costa, además de al ex consejero Víctor Campos y al ex jefe de gabinete de la Consejería de Turismo y actual jefe de protocolo de la Diputación Valenciana, Rafael Betoret, imputados por los mismos delitos.

El Partido Popular mostró su "plena confianza y apoyo" a Camps y Costa, que tendrán, dijo la formación en una nota de prensa, la oportunidad de demostrar su inocencia.

"El Partido Popular está firmemente convencido de que tanto el presidente Camps como Ricardo Costa demostrarán la verdad y muy pronto terminará el juicio paralelo al que han sido sometidos", dijo el PP.

PRESUNCIÓN DE INOCENCIA

Preguntada por una eventual suspensión de militancia, como ya ocurrió recientemente con otros tres diputados madrileños implicados en la trama, la portavoz parlamentaria del Partido Popular, Soraya Saénz de Santamaría, defendió el derecho que tiene todo el mundo a la presunción de inocencia

El PP, que se ha personado como acusación particular en la causa abierta en Madrid, suspendió la semana pasada a los diputados de la Asamblea de Madrid Alberto López Viejo, Alfonso Bosch Tejedor y Benjamín Martín Vasco, imputados por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid por cohecho, tráfico de influencias, fraude fiscal, asociación ilícita, blanqueo de capital y falsedad.

El Gobierno dijo respetar las decisiones judiciales pero tanto la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, como el PSOE pidieron al PP que dé "explicaciones políticas".

Tres acusados en el caso están ya en la cárcel: el empresario Francisco Correa y dos de sus ayudantes.

Por otro lado, el jueves se conocieron otras imputaciones en Madrid por la misma trama: la del ex concejal de Majadahonda Juan José Moreno Alonso; la del diseñador de escenarios para la empresa Special Events Eduardo Jaussi y la del gestor de las sociedades patrimoniales de Correa Christian Rodríguez Maza, tras declarar ante el juez Antonio Pedreira.