Gómez denuncia que el Ayuntamiento intentó introducir hoy a una fotógrafa de prensa en su local de Callao

Dice que Aguirre y Güemes "tienen muy poca vergüenza" por recordar que hay que cumplir la Ley cuando son centro de corrupción MADRID, 27 (EUROPA PRESS) El secretario general del PSM, Tomás Gómez, denunció hoy una "campaña de acoso y persecución del Ayuntamiento de Madrid", como se demuestra por el hecho de que el Consistorio intentara esta mañana "introducir" en el local que ha arrendado en el Palacio de la Prensa de Callao a una fotógrafa de su departamento de prensa, con el fin de filtrar después las imágenes de esta oficina que será la futura sede del PSOE de Madrid. Gómez tildó de "infumable" que los servicios municipales "intentasen colar, junto con los servicios de inspección, a una fotógrafa de prensa del Ayuntamiento", pues consideró que "eso es utilización política de algo que el PSM ha hecho bien, que ha sido cumplir con la ley y solicitar la licencia". Fuentes del PSM indicaron a Europa Press que esta mujer se presentó junto con los dos técnicos municipales con una acreditación de color azul similar a la de éstos y se identificó como "fotógrafa de la dirección general de medios" del Ayuntamiento, por lo que el abogado del partido le pidió que no hiciera fotografías, aunque permitió su acceso. En cualquier caso, dijo Gómez, "el martes de la semana que viene se iniciarán las obras de acondicionamiento por silencio administrativo, es decir, por negligencia del Ayuntamiento". En declaraciones en la Cadena Ser recogidas por Europa Press, Gómez explicó que los técnicos que acudieron hoy a Callao han reconocido además en el acta de inspección "que la notificación que se había hecho presuntamente para el día de ayer, era una notificación irregular". "El martes de la semana que viene se cumplen dos meses desde que pidió el PSM la licencia para poder hacer las obras, y a los dos meses, si el Ayuntamiento no ha contestado, hay una cosa que es silencio administrativo, que en este caso es positivo", explicó, pues "de no contestar el Ayuntamiento, se entiende otorgada la licencia". Por ello dijo que, a la luz del comienzo inminente de las obras, la empresa de acondicionamiento ha empezado a acopiar material y subir andamios para poder comenzar los trabajos. Gómez destacó que el grave problema de Madrid "es que hay 13.000 licencias paralizadas por el Ayuntamiento porque es un ayuntamiento negligente e inútil para los ciudadanos". "Un ayuntamiento que, por cierto, cuando salió el caso Guateque iba a poner muchos medios y muchos recursos para resolver el problema de atasco de licencias y no lo ha hecho", recordó. RESPUESTA A AGUIRRE Y GÜEMES Asimismo, contestó con dureza al portavoz de Comunicación del PP de Madrid, Juan José Güemes, que esta mañana le acusó de "mentir" respecto a las obras. "Güemes y Aguirre tienen muy poca vergüenza en el sentido institucional", dijo, y se preguntó cómo es posible que sean precisamente ellos los que le acusen de no cumplir la Ley, cuando "son responsables del mayor caso de corrupción que ha habido en Madrid, de espionaje, y que todavía no han aclarado cómo y con qué fondos se ha pagado al margen del Estado de Derecho, que es una cosa gravísima". "Ellos, que tienen en la dirección política 9 imputados en casos de corrupción económica, que han tenido que dimitir 3 alcaldes y un consejero, que están imputados el ex presidente de la comisión de investigación y que está salpicando a todo el PP de Madrid", lamentó Gómez. "A veces nos tratan como si fuésemos el gobierno, pero el PP tiene demasiada corrupción como para mirar a otro sitio", dijo. "El Partido Socialista actúa de acuerdo a la Ley y solicitó licencia hace dos meses", insistió, pero se encontró con una institución "inútil que no sabe hacer su trabajo". En este sentido, el líder socialista se preguntó si a alguien le parece normal que en momento de crisis económica, cuando hay que favorecer la actividad económica y ayudar a las empresas, haya 13.000 licencias de obras paralizadas, "por un Ayuntamiento gestionado de mala manera e incapaz de hacer su trabajo". Por otro lado, insistió en la gravedad de los hechos, pues se verán obligados a modificar el proyecto de reforma de la futura sede. "Hoy sabe toda España dónde va a estar sentado el máximo responsable de los socialistas madrileños, dónde voy a tener la cabeza puesta en un sillón. Eso afecta no sólo a mi seguridad sino también a las personas que van a compartir el local. Estamos hablando de una cosa seria que tiene que ver con los temas de seguridad personal", lamentó.